Connect with us

La Lupa

Milei Superstar, el jefe de Estado "más excéntrico del mundo"

Es portada de Time esta semana y se presentó a casa llena en el Luna Park cantando rock para presentar su libro más reciente. "El jefe de Estado más excéntrico del mundo" como lo califica la revista norteamericana, sigue en la cresta de una ola difícil de surfear porque la pobreza en Argentina ha aumentado y sus adversarios avivan la polémica sobre su reciente viaje a España, una supuesta "visita privada" donde todos los gastos corrieron por cuenta del Estado

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Cortesía. El destino de América Latina parece atado a los desmanes de sus gobernantes, la mayoría "de lo más particulares", por ser amables. Entre dictadores, líderes excéntricos y corruptos (que una cosa no excluye a la otra), pocos se han salvado de integrar esa lista de personajes que han pasado a la historia de sus respectivos países por las peores de las razones.

Lea también: Trump amenaza con demandar la película "El Aprendiz" que cuenta oscuros secretos de su vida

Y si bien algunos expertos en marketing electoral han calificado a la política como un show, en esta parte del continente el asunto se acerca más a una comedia donde, como recuerda el viejo dicho, reímos para no llorar. Basta con mirar hacia Argentina, por ejemplo, donde el triunfo de Javier Milei suponía el fin del reinado de los Kirchner, el socialismo y sus corruptelas. Un país cuyo pasado reciente transitó entre sangrientas dictaduras militares y años de pésima gestión de los Kirchner, lo que llevó a la Casa Rosada a este hombre cuyo desempeño hoy oscila entre el asombro y la esperanza.

Al extremo de que  Milei es la portada de la edición más reciente de la revista Time, donde  han realizado un perfil sobre el "jefe de Estado más excéntrico del mundo" y narran lo que casi todos conocen sobre su amor a los perros, el sexo tántrico que dice practicar y sus insultos al Papa o a Pedro Sánchez, trabajo periodístico que aparece justo cuando Milei protagonizó tremendo show el jueves pasado en el emblemático Luna Park de Buenos Aires, donde decidió bautizar su libro más reciente, "Capitalismo, Socialismo y la Trampa Neoclásica",  cantando la pieza de rock "Panic Show".

"Quise hacer esto porque quería cantar. Siempre lo hice a capela, ahora quería músicos", anunció cuando se presentó, vestido con un abrigo de cuero negro y acompañado por un bajista, un guitarrista y la batería, quienes lo acompañaron a cantar las pocas estrofas de Panic Show: "Por favor, no huyan de mí. Yo soy el rey de un mundo perdido. Soy el rey, y te destrozaré. Todos los cómplices son de mi apetito...".

Luego, el encuentro transcurrió entre insultos a Cristina Kirchner y a los peronistas voceados por el público, para culminar con un foro político conducido por Milei que, poco a poco, fue dejando las sillas vacías. Aunque en una medición de popularidad realizada por el diario Clarín de Argentina, Milei quedó en el segundo lugar al lado de otros nueve presidentes, todo un récord en estas latitudes.

Advertisement

A la espera del milagro económico que ofreció en campaña, Milei se escuda en los desaciertos de los muchos años de socialismo que dejaron a la Argentina en bancarrota y se cobija en las leyes del mercado para buscar una salvación a mediano plazo. Pero con o sin éxito en estas lides, este hombre no pasará inadvertido en la historia de un país que convirtió a una actriz de segunda en una santa, en una región donde una Miss Universo casi llega a la presidencia.



Tendencias