article-thumb
   

Ministro jura descenso de la inseguridad mientras le llueven granadas a los policías

Christhian Colina

Christhian Colina.- “Yo trabajo mucho con la elaboración social y no con lo cualitativo y cuantitativo del modelo matemático aritmético, yo no puedo dar cifras porque eso, pudiera, estoy seguro que está disminuyendo, yo puedo jurar que está disminuyendo”, balbuceó el ministro de interior y justicia, Gustavo González López, al ser consultado sobre las cifras de homicidios registrados en el país en lo que va de 2015.

¿Será que nadie le ha dicho al titular de la cartera de Interior que no se debe jurar en vano?. Pese a estas declaraciones se siguen registrando hechos que dan claras luces que el hampa no da tregua.

La guerra declarada por grupos delictivos parece no tener control, al punto que el pasado domingo en horas del mediodía un patrullaje de rutina en el sector 5 de Las Mercedes de La Victoria, en el estado Aragua, culminó con un enfrentamiento donde fue abatido el Comandante de PoliAragua en San Mateo. Durante la madrugada del mismo día, sujetos no identificados lanzaron una granada fragmentaria contra la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en el municipio La Cañada de Urdaneta en el estado Zulia.

La agresión armada a la comisaria del Cicpc en Zulia se une a los ataques realizados contra los “recintos de seguridad” en Turmero y Villa de Cura en Aragua. Aunque las explosiones solo han dejado daños materiales, investigaciones policiales aseguran que tenían como fin asesinar funcionarios y responder a los operativos realizados en el marco del plan “A toda vida Venezuela”.

De forma extraoficial, se conoció que al menos 350 cadáveres han ingresado a la morgue de Bello Monte en Caracas durante los 25 días que han transcurrido en el mes de mayo. Cifra que se une a los más de 1.762 cuerpos registrados entre enero y abril de 2015. El saldo de muertes violentas en la capital no forman de los trabajos de “elaboración social” que analiza el ministro y escapan de su firme juramento de un descenso de los niveles de inseguridad en el país.

Comentarios

comentarios