article-thumb
   

Moisés Naím: Tenemos a un Gobierno saqueando al país

El Cooperante

Pedro Eduardo Leal. – “Los montos de corrupción galáctica de este Gobierno y el anterior tienen que ver con la desaparición de los pesos y contrapesos. Es verdad que en la Venezuela anterior a Chávez había corrupción pero también, aunque imperfectos e incipientes, había ciertos controles. Hoy no existe nada (…) tenemos a un Gobierno saqueando al país”. La afirmación corresponde al economista Moisés Naím, quien junto al sociólogo y ex director del IESA, Ramón Piñango; realizó un análisis de la situación actual que atraviesa el país en comparación a la realidad nacional suscitada luego del viernes negro, en 1983.

“Se perdió una gran oportunidad de modernizar el país”

En la tertulia celebrada por los 50 años del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), los coordinadores de la obra “El caso Venezuela ¿Una ilusión de Armonía?”, recuerdan que lo que desató El Caracazo 1989 y los posteriores golpes de Estado, fue la caída de los precios del petróleo, con lo que se hizo más complicado resolver los conflictos.

Quien ejerció el Ministerio de Fomento durante el segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez, precisa que por errores del entonces presidente se perdió una gran oportunidad de modernizar el país. “El Gobierno no la supo explicar, pero también es posible que la sociedad no aceptara explicación alguna. La sociedad quería más de lo mismo”.

Piñango: No hay poder autónomo, no hay árbitro

En cuanto al arribo de Hugo Chávez al poder, el analista, quien reconoce al fallecido presidente como “un político extraordinario”, atribuye el hecho de que haya podido manejar el país como un monarca a la debilidad institucional que reinaba entonces.  En contraposición esta la habilidad comunicacional, Piñango cuestiona “si ese carisma hubiese sido tan efectivo con un precio del petróleo alrededor de 8 dólares”, valor del barril cuando él llegó al poder.

El otrora director del Iesa sostiene que durante los años del chavismo se exacerbó la creencia de que había dinero para todo y que todo era posible. Así mismo critica la falta de separación de poderes reales, “No hay poder autónomo, una de las cosas más graves de esta crisis es que no hay árbitro”, enfatiza.

El líder no puede liderar a un colectivo que descalifica

Sobre el liderazgo que necesita el país para superar una crisis como la actual, Piñango explica que “el gran reto del liderazgo y de la élites es ver cómo aprovechan la racionalidad dominante y abandonan demasiados énfasis en (…) una recriminación constante contra el venezolano. Usted no puede liderar a un colectivo que descalifica. No se lidera a quien usted desprecia”.

Moisés Naím, por su parte afirma que “los líderes aparecen de los lugares más improbables. Hugo Chávez es un buen ejemplo de eso. Podemos esperar que surjan personajes que nadie conoce, de los lugares más improbables”. Sobre lo que califica como el ocaso de Venezuela, agrega que los ciudadanos nunca van a estar unidos en todo, pero hasta que no se recupere la posibilidad de trabajar unidos para buscar soluciones colectivas va a ser muy difícil sacar al país adelante.

“Es muy difícil suponer que no va a pasar nada”

En su intento por disipar la gran interrogante de lo que podría suceder en Venezuela, el extitular de la cartera de Planificación insiste en que esto no es sostenible. “Es muy difícil suponer que no va a pasar nada”, puntualiza tras reconocer que Nicolás Maduro le ha hecho default a los venezolanos sometiéndolos a escasez de alimentos, medicinas y productos de todo tipo.

Lo primero que recalca es que el país debe comprender que no hay tres medidas mágicas. “Para que Venezuela entre en una senda de crecimiento sostenido necesita hacer las cosas bien durante mucho tiempo”, concluye.

Con información de Prodavincci

Comentarios

comentarios