article-thumb
   

MUD debe reformar Ley de Partidos Políticos para evitar que Tibisay se los inhabilite

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Aunque los temas en materia económica, social y de seguridad ciudadana son la prioridad en la agenda legislativa del próximo año, los 112 diputados de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no deben olvidar que en materia política necesitan reformar la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, pues las organizaciones que forman parte de la alianza opositora pueden ser inhabilitadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), en vista de que llevan tres procesos electorales seguidos sin participar con sus respectivas tarjetas.

Cuando los partidos opositores apostaron por la tarjeta única asumieron el riesgo de ser ilegalizados para los siguientes comicios y sin posibilidad de maniobra si perdían las elecciones parlamentarias, pero esta decisión daba cuenta de una muy alta confianza en la posibilidad de triunfo. El mencionado reglamento señala en su artículo 32, referente a la cancelación del registro y disolución de los partidos políticos, que la inscripción se cancelará por cuatro motivos, entre estos “cuando hayan dejado de participar en las elecciones, en dos periodos constitucionales sucesivos”, según establece el apartado “c”.

Al haber optado por la tarjeta única de la MUD en las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre, partidos opositores como Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Avanzada Progresista, entre otros, acumulan ya tres elecciones en las que han sacrificado las tarjetas de sus respectivas organizaciones para darle paso a la unidad. Así ocurrió en las elecciones municipales del 8 de diciembre de 2013 y en las presidenciales del 14 de abril del mismo año. Desde los comicios regionales del 16 de diciembre de 2012, los partidos opositores no hacen uso de sus colores en el tarjetón electoral.

No contaban con su astucia: Mayoría calificada de la MUD en la AN designará dos Rectores del CNE en 2016 

Pero dada la mayoría calificada de dos terceras partes de la Asamblea con la que cuenta la oposición, bien podría hacer uso de otra carta bajo la manga. Y es que el próximo año se vence el periodo de las rectoras del CNE, Socorro Hernández y Tania D´Amelio, cuya sustitución queda en manos de los 112 diputados de la MUD.  Una vez designados dos miembros alineados con la oposición, llegaría a hacerse con el control del Poder Electoral al sumar tres de los cinco miembros principales, lo que podría retrasar la aplicación de una eventual sanción.

Sin embargo, vale recordar que el próximo año corresponde la elección de gobernadores, y si los partidos opositores acuerdan participar nuevamente con la tarjeta única de la MUD, la reforma a la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones se hará necesaria para evitar caer en desacato de lo que establece el ordenamiento jurídico.

Comentarios

comentarios