Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

¿Murió México?

Aunque no pocos dan por sentado que las negociaciones en México llegaron a su fin porque la delegación oficial no asistió a la cuarta sesión en protesta por lo que considera es una agresión de los EUA al extraditar a Alex Saab, en mi caso la veo en “terapia intensiva”, pero con vida. El problema será retomarlas porque el gobierno hizo una maniobra inapropiada con el caso Saab, que salió mal. Al levantarse de México puso un listón que la oposición ni la mesa pueden resolver ¿Cómo hacer para que el gobierno regrese a México? Será la tarea para Noruega, Rusia, y los Países Bajos

Foto: Cortesía

Caracas.- Desde que se instaló la mesa de negociaciones en México el 13-8-21 he escrito para El Cooperante un análisis luego de cada encuentro. En el análisis de la tercera jornada que ocurrió el 27-9-21 el planteamiento fue que la mesa vivía su primera crisis y que no había garantía que continuara. Para superar la crisis, las partes acordaron un “enfriamiento” que abriera las posibilidades de otro encuentro. Para mi sorpresa, fue más temprano de lo que pensé. Se acordó el día 17 de octubre para coincidir en México. Sin embargo, el cuarto encuentro no ocurrió porque el gobierno no asistió al protestar por lo que considera es el “secuestro” de Alex Saab al ser extraditado a los EUA para enfrentar cargos por lavar dinero a través de contratos para construir viviendas durante el gobierno de Chávez entre 2011-2015.

Así que analizaré un encuentro que no sucedió. Aunque ese escenario se planteó en mi último artículo para El Cooperante, no lo esperaba. Pero pasó. Muchos entierran a México y reflotan la “tesis de la presión y el quiebre” en la idea que, con la extradición de Saab, la autorización para también extraditar a la “enfermera de Chávez”, la confidencias de “El Pollo” Carvajal en España, los cargos contra Vielma Mora, y la esperada decisión de la Corte Penal Internacional, serán suficientes para producir “el quiebre en la coalición dominante”. La esperanza es que un imponderable produzca el cambio político que el grupo de la “presión y el quiebre” no ha podido lograr desde 2013, a pesar del inmenso poder con el que contó, hoy disminuido. Mientras aparece el “cisne negro”, los promotores del “quiebre” exhiben una exitosa vida en redes sociales porque “no hay que sufrir”.

No descarto que México haya finalizado. Pero no iría tan rápido con el “acta de defunción”. Tanto la delegación del gobierno como la de la plataforma unitaria tienen objetivos estratégicos que hacen que la mesa esté en “terapia intensiva” pero no terminada.

El objetivo estratégico del gobierno es “normalizar” la situación del país. Maduro se jacta que este año “habrá crecimiento económico”. Aunque la progresión sea pasar de algo como el sótano 100 al sótano 95, es crecimiento económico o menos contracción en el PIB. Parte de ese crecimiento o menos contracción se da en un clima de estabilidad política con una hiper que parece dejará de ser y un dólar que otorga cierta estabilidad a las expectativas de los agentes económicos. No creo que el presidente quiera arriesgar una modesta recuperación que es el escenario si abandona México. El día 18-10-21 señaló que “luego veremos qué hacemos con las negociaciones”. Puede ser la manera “elegante” para dejarlas languidecer, pero también puede ser que Maduro está consciente que puede pararse, pero no irse de México.

Las negociaciones son importantes para lograr la “normalización” porque el gobierno considera que el tema de las sanciones afecta la velocidad de recuperación. Si aquéllas son moderadas o se conversan en México y el gobierno hace importantes concesiones a la plataforma unitaria, es probable que su efecto en el clima de negocios sea positivo con las consecuentes expectativas de una economía para Venezuela menos caótica y desigual.

Esta es la meta de la delegación oficial. Luego de 20 años uno conoce al chavismo. Si se siente desafiado, actuará sin importar costos o no le interesará sacrificar ese pequeño clima de estabilidad. Pero solo sí se siente desafiado, que puede ser por alguna acción del ejecutivo de los EUA contra Saab, no tanto por el juicio que lleva el tribunal en Florida. Aunque la justicia norteamericana no es la perfección como se ve en las series de TV y creen en Venezuela, hay independencia de poderes. Si el gobierno de Biden actúa en contra de Saab, ahí sí es posible que el gobierno decida romper con todo, incluso con el pequeño clima de menos contracción económica. Pero no es su primera opción. Su primera alternativa es mantener la estrategia de “normalización” a pesar del juicio a Saab.

El objetivo estratégico de la oposición es construir el camino para la alternancia en el poder. Tiene que hacerlo en México porque la “presión y el quiebre” no funcionaron. La vía electoral vuelve a ser importante. Un indicador es que hasta Voluntad Popular tiene candidatos para las regionales, y tuiteros hablan de encuestas en las que ven que la disposición a votar sube. Esperar al “quiebre” es la opción para las elites dolarizadas de tuiter que por esa vía “cohabitan con el régimen” aunque lo nieguen, pero no para los políticos con experiencia que están en México ni para la población en general. Saben que no pueden esperar un imponderable porque la espera puede ser eterna. Además, los imponderables buscados no producen las consecuencias que se prometen. Recuérdese el llamado a la abstención para las parlamentarias de 2020. Fue similar al ausentismo de 2005, y sus consecuencias iguales. Quedó una AN de mayoría chavista que legisla, aunque no se quiera reconocer que es así. Cuando los que con tanto orgullo espetan que “no cohabitan con el régimen” tengan que hacer un trámite en un registro o notaría que no reconocen pero al que irán, pagarán en petros en virtud de la reforma a la ley de registros y notarías. La abstención de 2020 resultó ineficaz como la de 2005.

La oposición asume que la alternancia hay que diseñarla y construirla en una negociación. Esta es en México. De aquí que su último comunicado del día 17-10-21, hábilmente evitó tocar puntos álgidos –a diferencia de su comunicado cuando el gobierno llegó tarde a la tercera sesión pautada para el 24-9-21, algo más arrogante- e invitó al gobierno a regresar a la mesa de negociación.

Qué México salga de la “terapia intensiva” dependerá sobre cómo se resuelva el caso Saab en la mesa de negociaciones, sin que esto interfiera en el juicio que se le sigue en los EUA. Al llevar a Saab a México, el gobierno hizo una jugada inapropiada y que salió mal. Que se haya parado de la mesa de negociaciones es una acción de fuerza política válida, pero que evidencia que su jugada original fracasó. El ejecutivo seguramente en conocimiento que Saab sería extraditado, lo llevó a México para hacer de un caso judicial un tema político. Allí está su error. Ese tema escapa a la mesa y a la oposición. Si el gobierno pensó lograr una declaración conjunta a favor del empresario, no sería aceptable para la oposición. El ejecutivo forzó tanto la negociación para imponer el caso Saab que tuvo que pararse. Tal vez hizo este mal cálculo ante la inminencia de la extradición porque considera que tiene una deuda con una persona que se las jugó por el gobierno, además que es alguien clave para el esquema de importaciones que circunvalan las sanciones, o la razón para levantarse es que el ejecutivo se puso nervioso y perdió “los nervios de acero” de los que Maduro se ufana, y al pararse estableció un listón muy alto y, en un sentido, se entrampó.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Un listón alto porque salvar a Saab escapa a la mesa y a la oposición. El ciudadano de Colombia está acusado de aprovecharse del dólar barato durante el gobierno de Chávez a través de contratos para construir viviendas. De acuerdo a la nota de prensa del tribunal, se le acusa de lavar dinero en el sistema financiero de los EUA al aprovechar la tasa de cambio. A pesar del discurso en redes sociales, no se le acusa por el tema Clap ni por gestionar alimentos, medicinas, o gasolina sin atender las sanciones de los EUA ¿Qué puede hacer la oposición en un caso así? ¿Pedir que lo liberen, interceder en los EUA? cosas totalmente fuera de su alcance dados los cargos contra Saab que son por corrupción y fraude financiero. No puede asimilarse al caso de Simón Trinidad con el que muchos hacen un paralelismo. Hasta donde pude investigar, Trinidad fue sentenciado por el secuestro de 3 norteamericanos. Los cargos por narcotráfico no tuvieron suerte. Fue sentenciado por un “delito político” que pudo haber tenido algún indulto o el cabildeo para suspenderlo, posibilidad que Santos dejó ver, pero eso no sucedió. El caso Saab no es por un delito político, son delitos financieros.

El ministro Arreaza tuiteó el día 19-10-21 un mensaje que revela el espíritu chavista en este momento. Su tuit fue, “Insisto. Ver las redes de los opositores desbordarse de odio, celebrando la desgracia ajena, no hace más que alejar a la derecha del poder para siempre. Jamás entenderán los códigos de humanidad, solidaridad y empatía del pueblo venezolano. ¡Sigan así!”. Tiene razón. Ese goce, ese disfrute, ese “hacer leña del árbol caído” no revela un buen espíritu y es de una torpeza política tremenda, por más que se quieran desahogar los agravios acumulados. Que lo haga el mundo de tuiter, para mi es cuestionable. Pero que lo haga un político, complica la negociación en México. Publicar la imagen del acusado cuando se presentó en el tribunal –a pesar de que el juez señaló que no se podía- dice mucho de ese sórdido goce que hay en varios que aparentan ser muy equilibrados y centrados.

Pero el gobierno no es inocente como pretende. El acoso contra la familia del periodista Roberto Deniz en la víspera de la extradición de Saab en conocimiento que el comunicador no está en Venezuela, tampoco es algo de los “códigos de humanidad” de los que Arreaza habla en su tuit. Más si ese acoso viene desde el poder del Estado contra particulares, su familia.

Creo que Gandhi fue el que dijo que si resolvemos las diferencias vía “ojo por ojo” nos “quedaremos ciegos”. Quizás en Venezuela ya estemos cerca de la ceguera total en política. Eso es suficiente para activar el espacio de México y separar el caso Saab de la mesa de negociaciones. El comunicado de la oposición lo plantea. La introducción no fue buena porque plantea un “ellos”-“nosotros” con el tema de ahora: todo el mundo “ama a Venezuela”, se “tiran al piso” por quién la ama más. Un discurso para las gradas digitales porque “obras son amores” y muchos de los hoy amantes de la patria, pero cuando ésta vivió sus buenos tiempos que aprovecharon y cómo, no demostraron ese “amor” cuando había que hacerlo. Esa parte del comunicado de la plataforma unitaria está demás.

Pero fuera de la declaración de amor, el párrafo final es lo importante. Dice, “Queremos abordar a profundidad todos los temas de la agenda, pues solo así llegaremos a acuerdos que produzcan soluciones para el país. Desde el principio hemos advertido que este proceso es complejo y que requiere un alto compromiso de las partes para lograr avances. Exhortamos a la contraparte a reanudar cuanto antes las sesiones en México para producir los acuerdos necesarios”.

La posición de la plataforma unitaria no está sola. En un comunicado, la Federación de Rusia manifestó que, “Estamos convencidos de que no hay alternativa a la continuación del diálogo entre las fuerzas políticas responsables de Venezuela. Solo así se podrán resolver de manera sostenible las contradicciones existentes. La tarea de la comunidad internacional es ayudar a los esfuerzos constructivos, no socavarlos”.

El país aliado del gobierno del presidente Maduro que acompaña en México afirmó que “no hay alternativa al diálogo”. La solución que veo para volver a las negociaciones –cuya debilidad es que no calibra el peso de los intereses políticos en juego, ahora más complicado por los cargos contra Vielma Mora- es separar el caso Saab de la plataforma unitaria. No se le puede pedir que se pronuncie en un caso penal. Políticamente tampoco, a la luz de lo dicho por Maduro el día 18-10-21.

Expresó que los EUA aseguraron a la plataforma que ese país no extraditaría a Saab. Si lo hizo, la plataforma no tiene nada que ver con esa decisión. Pudiera decirse que fue engañada o no le dieron toda la información. Más bien indicaría que la plataforma no tiene relación con el caso.

Cuando el gobierno planteó la incorporación de Saab en México, la plataforma emitió un comunicado. No hizo un juicio de valor sobre el empresario, sino describió los hechos: para ese momento, el caso Saab se ventilaba en tribunales de dos países. Pero no ridiculizó o estigmatizó al ciudadano de Colombia. Eso debe decirle al gobierno la importancia que la plataforma le da a sentarse con la delegación oficial en México. Incluso, hay que recordar que cuando se firmó el memorando de entendimiento el día 13-8-21, el presidente Maduro se explayó en elogios hacia Gerardo Blyde. Procede, entonces que, si no se van a reunir, que las dos delegaciones por lo menos tengan un canal de comunicación para conversar y explorar cuándo podrán encontrarse y lo que los separa.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Muchos señalan que el gobierno volverá a la mesa luego de las regionales. También es posible. Falta un mes para las regionales. Puede esperar a esa fecha. Pero nada cambiará. Alex Saab tiene acusaciones por corrupción y fraude fiscal que serán objeto del juicio. Esperar a después de las elecciones no tiene sentido. Es tiempo que se pierde para abordar problemas urgentes que tiene Venezuela.

La acusación contra Vielma Mora complicará este regreso porque intuyo que los EUA “miden” al gobierno de Maduro. Este, como respuesta, puede reforzar su decisión de no volver a México.

A pesar de que Maduro dijo que luego que pasen la “indignación” por la llevada de Saab a los EUA el gobierno analizará si sigue en México, hago un pronóstico arriesgado y contra la corriente: la mesa se volverá a retomar ¿Cuándo? No lo sé. Pienso que se volverá por una razón muy sencilla que Rusia dejó ver en su comunicado: no hay otra alternativa ¿Qué otro escenario puede haber? ¿Repetir 2015, 2016, 2017, 2018, 2019, o 2020? No pareciera que los ciudadanos quieran regresar a esos años, salvo los que viven de la crisis. Pero aún con ese deseo de volver, el país está en otra etapa. No es la Venezuela de 2015 pero tampoco la de 2019. En dos años cambió más que en los últimos 5 años antes de 2019.

Se regresará a México y tal vez las delegaciones consideren una enmienda al memorando de entendimiento para perfeccionarlo en cuanto al manejo de las diferencias y tensiones que tendrá este complejo proceso de negociaciones venezolano que vivirá avances y retrocesos. El “paciente” saldrá de “terapia intensiva” pero volverá a ella en cualquier momento. La “recuperación” será lenta. Si “muere” o no dependerá de los “médicos políticos” que “operan” en México.



Artículos relacionados

Destacados

En el Instagram oficial de "Grupo Firme" publicaron varias fotografías en donde se ve al quinteto con Maluma entre risas y canto grabando el...

Destacados

Rubio en un video publicado en su canal oficial de YouTube aclaró que ella no se había casado por obtener la residencia americana

Economía

En el ranking anual que mide a las economías mundiales, los resultados de este año solo mencionan a cuatro países de Sudamérica los cuales...

Destacados

En un video publicado en las historias de sus redes sociales, el cual se hizo viral, un miembro de su equipo grabó todos los...