article-thumb
   

New York Times: Colombianos huyen de represión de Venezuela en contra de inmigrantes

Christhian Colina

The New York Times.- Por la noche y temprano en la mañana, toca atravesar el río con televisores, refrigeradores y otros enseres domésticos en sus espaldas. Por días, vigilados por soldados armados hasta los dientes, que se alinean para cruzar lo que fue una vez un puente internacional ocupado ahora bajo confinamiento militar. Cientos de colombianos están huyendo por la frontera, huyendo de una ofensiva contra los inmigrantes iniciada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

“Es desgarrador”, dijo Handerles Suárez, de 25 años, un trabajador de la construcción, mientras esperaba con su esposa e hija en la oscuridad para cruzar el Puente Simón Bolívar a su natal Colombia. Dijo que había vivido en Venezuela durante 10 años, pero ahora, al ver a sus compatriotas detenidos y deportados, así como sus casas marcadas para la demolición por el Gobierno, decidió abandonar voluntariamente antes que arriesgarse a la incertidumbre de una salida forzada.

“Venezuela nos ha dado todo”, dijo, con lágrimas en sus ojos. “Ha sido como una segunda madre para nosotros.”

En el cierre de la frontera, Maduro dijo que estaba respondiendo a un episodio en el que tres soldados venezolanos fueron baleados y heridos. Los detalles siguen siendo nebuloso, también dijo que era un ataque de un grupo paramilitar colombiano obedeciendo órdenes del expresidente colombiano, Álvaro Uribe, a quien ha descrito con frecuencia como un enemigo empeñado en derrocar a su Gobierno de izquierda.

Por ahora, Maduro ordenó a cientos de soldados emprender operativos en un barrio que bordea el río Táchira que separa los dos países, un área que él dice es un nido de grupos paramilitares, los burdeles, los delincuentes y contrabandistas. “Vamos a derribar todas las casas hay, para que lo sepas“, dijo Maduro. “Ni una sola casa seguirá siendo”, dijo durante una conferencia de prensa.

Las advertencias partieron la desesperación y la ira en el barrio, donde una retroexcavadora ya ha comenzado a derribar las casas. Muchas personas dijeron que vivían personas muy trabajadoras, ciudadanos venezolanos o colombianos con residencia legal.

La Popularidad de Maduro es extremadamente baja debido a las luchas económicas del país, y el país se está acercando a una elección legislativa crucial en diciembre que podría permitir a la oposición ganar una mayoría por primera vez en años.

Mientras que el cierre de la frontera y el desalojo de los inmigrantes puede remover algún sentimiento nacionalista, podría ser contraproducente en un país donde muchos venezolanos naturalizados votan y muchos otros votantes tienen parientes colombianos.

Éramos chavistas, pero nunca más“, dijo Wilson Velazco, de 32 años, agregando “Maduro es un payaso, para no usar una palabra más ofensiva (…) Si Chávez estuviera vivo, él nunca hubiera permitido esto“.

Comentarios

comentarios