article-thumb
   

“Fue por un celular”: En UD4 de Caricuao no creen en sicariato del periodista Durán

Admin

El Cooperante.- “Pero es que solamente a él se le ocurre andar por ahí a las 11 de la noche”, dice una señora bastante mayor en una camionetica. Vamos bajando de la terraza León de Payara, en la UD4 de Caricuao. En el corto recorrido hasta el metro el tema de conversación en la unidad de transporte es Ricardo Durán.

Es viernes al mediodía y la camioneta se llena de estudiantes del Colegio San Agustín. La abuelita habla a todo volumen, mientras el pequeño autobús da vueltas y vueltas para bajar del laberinto que es la UD4: “Y que paramilitares. ¡Pero si aquí roban a cada ratico! Mira, a esos muchachitos del colegio, yo veo todos los días cómo le quitan los bolsos y los celulares saliendo de clases. No es nada nuevo”.

Ricardo Durán fue asesinado en Payara, una de las terrazas más altas del sector caraqueño. Para llegar hasta el lugar, hay que subir desde la UD3, donde está la estación Zoológico, entre 10 o 15 minutos, hacia la zona más montañosa de Caricuao. El periodista estaba en el bloque 22, y fue abordado por tres hombres al salir del lugar.

Payara

 “Ni siquiera era por el carro, fue por un celular”

“Iba saliendo de casa de la mamá o de una tía, ¿no?… Parece que los choritos le vieron el teléfono, tenía uno de esos caros. Le pidieron el teléfono y él lo lanzó dentro del carro y le metieron un tiro en la cara. Se fueron asustados. Al final ni siquiera lo robaron”, cuentan unos muchachos en el estacionamiento de las residencias “Tiguigue”.

En el Metro también hablan de la muerte del periodista. “A mi esposo le robaron la moto y le dieron unos golpes porque no la quería entregar”, dice una mujer que carga un bebé y conversa con otras dos personas. “¡Pero ya lo van a agarrar para política!”, se queja. Un hombre le responde incrédulo: “Capaz estaba metido en vainas y lo agarraron en la bajadita. ¡Quién sabe!”.

Están desesperados por la delincuencia  

Bajando de Payara está El Yagual. Entre ambas terrazas hay una gran curva en la carretera que da hacia un barranco. Es un tramo sin alumbrado, con gran cantidad de maleza en el borde de la carretera. Muchos de los postes de luz no funcionan y ni siquiera a pleno mediodía transita mucha gente por ahí. “No te vayas a ir caminando para Payara. Espera la camioneta”, dijo una joven en un kiosco.

“En UD5 también roban carros todos los días y nadie hace nada. Es que no se ve ni un policía. Hasta el módulo de la Guardia que tenían en el metro, en UD3, lo quitaron”, cuenta una señora mientras bajamos de Payara. Los vecinos se quejan también de la falta de alumbrado público, de funcionarios policiales y de atención a quienes denuncian robos.

Al bajar de la camionetica, ya en la UD3, la abuelita cuenta que teme por la seguridad de sus hijos que llegan tarde de sus trabajos, y que no descansa esperando que todos estén en casa. “Ojalá el show sirva para que al menos para que nos manden un policía. Ya esto no se aguanta”.

Comentarios

comentarios