article-thumb
   

Nicaragua vive horas de terror con el resultado de 10 muertos y una iglesia asediada

El Cooperante | 15 julio, 2018

Caracas.- Al menos 10 personas, entre ellos cuatro policías y una niña, fueron asesinados en varias ciudades de Nicaragua, durante operativos paramilitares contra manifestantes que exigen la salida del gobierno encabezado por Daniel Ortega.

Lea también: Estudiantes torturados en Nicaragua aseguran reconocer acento venezolano en cárceles

La información fue difundida por Álvaro Leiva, director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ONG), quien agregó que la situación es más intensa en Masaya, ciudad ubicada a 27 kilómetros de Managua, capital del país centroamericano.

Leiva, de acuerdo con El Diario Las Américas, dijo que es necesario establecer un corredor humanitario para evacuar a los heridos que dejan los ataques de paramilitares y fuerzas de seguridad, pues es necesario salvar la mayor cantidad de vidas.

“No podemos evacuar heridos en este momento, por favor, como un gesto humanitario que se abra un corredor para sacar a los heridos. La ciudad (de Masaya) está bloqueada. No hay forma de entrar ni de salir y negar la atención médica a los heridos de aun conflicto se convierte en un crimen de lesa humanidad”, agregó.

Asimismo, dijo que en Masaya, Diriá, Diriomo, Catarina y Niquinohomo se ha hecho la detención ilegal de manifestantes opositores este domingo, en operativos violentos de paramilitares sandinistas.

Vía Twitter, la relatora especial para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola, sostuvo que el organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA) tiene “conocimiento de la represión violenta a las poblaciones de Masaya, Niquinohomo, Catarina, Diriomo y Diriá con heridos y detenidos. El Estado parece ignorar el diálogo. Nicaragua debe garantizar la vida de las personas y respetar el debido proceso legal”.

Iglesia bajo asedio

Según el rotativo “El Nuevo Diario”, ciudadanos de Diriá y Diriomo reportaron drones que sobrevolaban las residencias y comentaron que se escuchaban ráfagas de armas en algunos sectores de la ciudad de Masaya, donde las campanas de la iglesia San Sebastián comenzaron a repicar para alertar a la población de un ataque.

El pasado sábado, dos personas resultaron asesinadas durante el ataque ejecutado por fuerzas paramilitares, contra una iglesia en Managua, donde estudiantes y periodistas buscaron refugio. Así lo indicó el cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, arzobispo de Managua, quien añadió que el ataque duró al menos 12 horas.

En un reporte de The New York Times se pudo conocer que el asalto ocurrió cuando los terroristas intentaron retomar el campus de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, ocupada por estudiantes desde hace más de dos meses. Unos 100 estudiantes, acompañados por obispos y periodistas, buscaron resguardo en la iglesia Jesús de la Divina Misericordia, que sirvió de escudo para salvarlos de incontables disparos por horas, hasta que mediadores eclesiásticos lograron mediar su salida en la madrugada, según el cardenal.

Dijo que entre las muertes estaba el de una niña, que recibió un disparo en el abdomen y murió por falta de atención médica.

 

Nicaragua vive su peor crisis en 40 años, que comenzó con una protesta estudiantil y se extendió por todo el país tras la violenta reacción gubernamental. Organismos de derechos humanos independientes aseguran que van 351 muertos, la mayoría civiles, mientras que el Gobierno solo reconoce 49 fallecidos.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios