Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

País

Nicolás Maduro a ministros, alcaldes y gobernadores: «Se van a ir buchones de aquí»

Caracas.- En el plan para embellecer a «las ciudades» Chacao, Baruta, El Hatillo y Petare, entre otras, Nicolás Maduro se presentó frente a sus súbditos como un magnate generoso que reparte su propio dinero a manos llenas para tenerlos contentos a todos.

Le puede interesar: Estos son los diputados que no votaron a favor de la declaratoria de usurpación presidencial

Irónicamente acompañado de Aristóbulo Istúriz y Delcy Rodríguez, Maduro se empeñó en hablar de belleza, afincándose en lo importante que son las cosas agradables, lindas, coloridas. «Tenemos que poner a Venezuela bella, en la infraestructura, en lo físico y cultural. ¡¡¡Y bella en la estética!!!», exigió jadeante.

Pero para que esa belleza se pueda ver, ordenó iluminar cada rincón del país. Carreteras, calles, avenidas, todo el país encendido, auguró. Y para ello pidió nada menos que la ayuda del General victorioso de lo que llamó La Guerra Eléctrica, nada menos que el inefable Motta Domínguez, para quien pidió un aplauso porque «es un verdadero héroe en la batalla por la estabilidad, un ejemplo a seguir…». Y el General del Sabotaje Perpetuo se alzó feliz entre sus compañeros de Gobierno, con una libretica en la mano donde iba anotando cada respiro de su jefe.

«Pero si vamos a alumbrar todas las ciudades, autopistas, bulevares, necesitamos bombillos ( se le ocurrió de golpe )… ¿Cuántos necesitamos, dónde esta la producción?… en Guarenas hay una fábrica de bombillos eléctricos (SIC) y en Punto Fijo montamos la fábrica VietVen, con VietNam y tenemos alianzas con China…para rápidamente hacer las órdenes de compra para alumbrar a Venezuela de punta a punta», siguió de lo más entusiasmado.

Lamentablemente el portal El Pitazo está censurado, porque habían publicado una nota el año pasado donde revelaban que los trabajadores de VietVen revelaron un paro en la producción que llevaba más de dos años, sin olvidar que centenares de medios han informado que los bombillos llamados «ahorradores» -que son los que producen en VietVen-, son altamente peligrosos para la salud porque contienen mercurio y ese tipo de luz puede exponer al usuario a enfermedades graves, como el cáncer. Asunto que Maduro ignoró de manera interesada porque entonces habría tenido que incluir en el combo de peticiones, medicinas para radioterapia o quimioterapia y lo realmente importante ayer era la belleza y la iluminación, pues Maduro insistió en que se había planteado «una nueva escala de embellecimiento» para que todas las ciudades y rincones del país fuesen los más bonitos del mundo.

Llamó a los empresarios privados para «arreglar todo lo que se tenga que arreglar», a reconstruir las ciudades – en la lista por el estado Miranda mencionó a Chacao, Baruta, el Hatillo y Petare como ciudades – y juró que iba a pasarle por encima a la burocracia, la modorra y el minimalismo.

«Hay que ir a la calle, para hacerlo entre todos. Llamar a los vecinos…Yo pongo los músculos que tienen ustedes, gobernadores y alcaldes. Y les pongo un músculo mayor: los trabajadores de la Chamba Juvenil. Son miles. No hay excusa. El trabajador se lo pongo con su sueldo. Y usted le da un cafecito, le brinda un almuerzo, le da un cariñito, verdad?». Olvidando en su euforia que un cafecito y un almuercito diario deben rozar los 10 mil  soberanos, probablemente porque Maduro lleva años sin saber lo que es pagar nada de su bolsillo, como toda la gente.

También puede leer: Así fue la agresión de activistas del PSUV a trabajadores de la Gobernación de Mérida

Pero luego vino lo mejor. Porque no solo ordenó también tapar los huecos y embellecer carreteras y autopistas, sino que lanzó lo que ministros, alcaldes y gobernadores – con cara de regañados porque todas las ciudades y estados están horrorosos-, querían oír: Maduro tiene dinero para eso.

«Yo pongo los recursos. He apartado mil millones de euros para la Misión Juntos Todo es Posible. Y lo que haga falta en bolívares, a través del Fondo de Complementación…. no, de Compensación Interterritorial… Para que no se vayan fallos de aquí….para que no se quejen por la carretera. Para que se vayan buchones. Un adelanto bonito viene por ahí…» Y los aplausos llovieron.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

En fin, van a recoger los desechos sólidos, a crear parques y canchas deportivas, a repetir la Fiesta del Asfalto y «semaforizar» todas las ciudades. Van a contratar mimos, montar obras de teatro en los espacios vacíos… Y alcalde que no lo haga «que se retire, que viva su vida cómoda», exigió Maduro en las narices de Jorge Rodríguez, Erika Farías y Freddy Bernal, tres de los que han destruido la ciudad capital sin mucho esfuerzo.

Claro, para hacer todo eso se van a volver a reunir en 15 días y allí cada quien expondrá todo lo que ha hecho en función de la estética y el buen gusto. Es decir, que el 30 de enero, «llueva, truene o relampaguee, arranca la Misión Venezuela Bella, en estas 60 ciudades…», como les gritó Maduro.

Y los súbditos salieron contentos, buchones, pensando en cuanto le corresponderá a cada uno y a cuál amigo van a llamar para que les tape unos huecos y les haga unas aceras a buen precio.

Artículos relacionados

Destacados

Las embarcaciones en las que fueron expulsados los 16 menores de edad están desaparecidas

Destacados

Será presentado ante el Tribunal Especial Tercero de Control en Terorrismo

Destacados

Trump sigue sin reconocer la victoria de Joe Biden en las elecciones

Destacados

Yellen tiene una amplia trayectoria profesional, vinculada a la política económica de los Estados Unidos