article-thumb
   

Nicolás Maduro piensa que los militares se le escapan de las manos

Danny Leguízamo | 13 agosto, 2018

Caracas.-  Que ahora ya no es miedo sino pánico lo que hay en el Palacio de Miraflores. Todo comenzó con llamados de atención públicos a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Lealtad. Lealtad. Y más lealtad. Lo repetía Nicolás Maduro hasta la náusea conforme se agudizaba la crisis económica, al tiempo que iniciaba una purga a lo interno del estamento militar, con saldo de más de un centenar de oficiales bajo arresto que estaban presuntamente implicados en intentos de golpes de Estado:

“Debe estar sintiendo algo, es la segunda vez que Maduro hace un llamamiento en esta dirección. Esto quiere decir que no ha desaparecido lo que él considera una amenaza, por eso su exigencia. Otro aspecto es que el presidente pida lealtad porque va a aumentar la represión, va a ser más severa. Hay muchas lecturas, hay que ver en los próximos días qué es lo que sucede”, señaló el general retirado Gonzalo García Ordóñez, ex jefe del Comando Unificado de la Fuerza Armada, en una entrevista publicada en el diario El Nacional.

En junio de este año, de manera sorprendente, Maduro redujo la participación de los militares en su tren ministerial. El diputado y presidente de la Comisión de Seguridad y Defensa de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, considera que la acción refleja “el miedo que existe en el Gobierno ante los rumores por una presunta conspiración en su contra y, además, demuestra la ineficiencia de los funcionarios en los altos cargos de la administración central”.

Le puede interesar: Por esta razón Maduro todavía le tiene pánico a la Fuerza Armada

Pero después del presunto intento magnicida del 04 de agosto, el presidente de la República ha intensificado su discurso. Y más que discurso, lo de Maduro es un llamado agónico a los militares que sostienen su régimen de facto. La reunión con generales y almirantes de este sábado fue el preludio. Un mensaje. O están conmigo o están en mi contra. Y se multiplicarán los beneficios. Una nota exclusiva del portal La Patilla, refiere que Maduro habría prometido “en una encerrona” incrementos salariales a partir de octubre, con aumento de beneficios conexos.


Entonces ya no es preocupación sino pánico. Pánico, porque Diosdado Cabello puede ser el presidente de la espuria ANC, pero no tiene tanques, fusiles o aviones. Ni la oposición tampoco. Pero los militares sí, mientras la crisis campea por todo el territorio nacional. Es bien sabido que cuando cunde el caos, algunos militares se ven tentados a aparecer en la opinión pública como los salvadores. Como los únicos capacitados para poner en orden. Se sabe cómo comienza, pero jamás se sabe cómo termina. 

Y si en verdad lo que aconteció en la avenida Bolívar fue un intento magnicida, como lo han confirmado fuentes de un lado y del otro, entonces ahora hay certeza del porqué de los muchos movimientos de Maduro dentro de la Fuerza Armada en lo que va del año 2018: Teme ser desplazado del poder por acción militar. Tiene pruebas en las manos. Y buscará aferrarse al poder hasta las últimas consecuencias. 

Comentarios

comentarios