article-thumb
   

Nicolás Maduro también le mintió al país con el nuevo cono monetario

Luis De Jesús | 31 agosto, 2018

Caracas.- Ya comenzó a circular el nuevo cono monetario. Al menos en teoría. Los billetes que circulan tienen como fecha de impresión el 15 de enero de 2018. Pero lejos de las palabras y promesas del presidente Nicolás Maduro, quien aseguró que tenía “todas” las piezas listas y en cantidades “suficientes” para abastecer la demanda de efectivo, ciudadanos madrugan para formar parte de las kilométricas colas que se forman en los distintos bancos de la entidad. El porcentaje de efectivo con relación a la liquidez monetaria es de un punto porcentual, según cifras del Banco Central de Venezuela, muy lejos de los 8 puntos de hace al menos 2 años. 

Lea también: Así fue como Nicolás Maduro se burló otra vez del país en cadena nacional

Es una muestra persistente de que el Gobierno nacional continúa fallando en sus políticas económicas que, en este caso, nombró como su nuevo “plan de recuperación económica”, en medio de la compleja y aparentemente incurable crisis económica por la que atraviesa el país, incluso antes de que Maduro asumiera la presidencia en 2013.

Angustia y preocupación son las expresiones que reinan en la cara de los venezolanos, quienes hacen lo posible por sobrevivir a una hiperinflación que tiró por el piso el reciente aumento salarial a mil 800 bolívares soberanos. En los cajeros automáticos de los bancos un ciudadano solo puede retirar 10 bolívares, una cantidad que no alcanza ni siquiera para costear un kilo de harina precocida de maíz, que, según los precios acordados, puede adquirirse por 20 bolívares.

La escasez de efectivo no solo ha sido en Zulia, también se ha presentado en otros estados del interior del país. Nada se diferencia a aquella Venezuela caótica de antes del 20 de agosto. Hay ciudadanos que continúan vendiendo los puestos en las colas para hacerse con las necesidades de quienes urgen del papel moneda para costear sus gastos básicos, como el transporte y, en otros casos, alimentos que se consiguen en el mercado de buhoneros a un precio más accesible.


“Esto era para solucionar el problema, ahora tenemos más problemas. Estamos en las mismas. Tenemos dinero y no nos lo da el banco”, dijo un pensionado a los medios luego de pasar horas de espera en una entidad bancaria. El Gobierno de Maduro demuestra una vez más que no ha podido solucionar la problemática e insiste en obligar a los venezolanos a que recurran a las transacciones electrónicas y al uso de las tarjetas de débito para evitar que se dirijan a los bancos.

Los adultos mayores son unos de los grandes afectados y quienes más han padecido las desacertadas medidas con las que Maduro pretende hacer frente a una supuesta “guerra económica” que ha denunciado incansablemente en cada una de sus alocuciones. Los abuelos ahora, en medio de la confusión, no tienen conocimiento de cómo podrán retirar el dinero de su pensión en los días que les corresponden.

En un principio se había informado que la cancelación de las pensiones del Seguro Social estaban pautada para el 23, 24 y 25 de agosto, según el número de cédula, sin embargo, uno día antes de la fecha en que comenzarían referidos pagos, la vicepresidenta Delcy Eloína Rodríguez reveló que sería a partir de septiembre, en tres cobros, para el 1, 7 y 14 del próximo mes.

El ministro para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, reiteró posteriormente la pretensión de que los pensionados recurran al uso de sus tarjetas por los puntos de venta, sin importar que muchos de los mayores desconocen el manejo de estos equipos y otras operaciones a través de Internet.

Comentarios

comentarios