article-thumb
   

Nicolás Maduro terminará saliendo por la puerta trasera del Palacio de Miraflores

Editorial | 29 abril, 2019

Caracas.- Estas quizás son las horas finales de la tiranía venezolana, aupada y asesorada por el comunismo cubano que intentó adueñarse del país desde 1959, y cuyo objetivo fue logrado sin disparar un solo fusil luego de la asunción de Hugo Chávez en 1999, cuarenta años después. En Venezuela ya es muy poco lo que queda de la estructura construida en democracia y del sistema republicano. El comunismo ya ha comenzado a matar de hambre a miles de venezolanos y antes que termine el 2019, la dirigencia política toda debe encontrar una salida al problema antes que sea demasiado tarde.

Le puede interesar: Los dos problemas que terminarán de dinamitar las reservas internacionales de Venezuela

Las sanciones de Estados Unidos contra Petróleos de Venezuela han comenzado a hacerse efectivas desde este domingo. Así las cosas, la situación de Maduro es cada vez más comprometida desde el punto de vista financiero, pues tal como apunta la sala de redacción de El Cooperante en una nota titulada “Los dos problemas que terminarán de dinamitar las reservas internacionales de Venezuela“, a Maduro no solamente le afligen las sanciones, pues si lograse desviar el crudo hacia otro mercado, enfrenta el problema de la destrucción de Pdvsa que inició con Hugo Chávez y Rafael Ramírez, tan artífices de la maldición de la pobreza, la diáspora y la hambruna como el propio Nicolás Maduro y el estamento militar, comprometido hasta los tuétanos con la corrupción y la represión. Todos los militares. Por acción u omisión.

A la tragedia le urge salida política al problema para conducir al país hacia el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres, una fórmula planteada por Juan Guaidó y la Asamblea Nacional que ahora respalda más del 90% del país y buena parte de la comunidad internacional que ha desconocido a un tirano cuyo mayor mérito para ejercer el poder, es el de haber sido escogido por Chávez moribundo como sucesor. De otro modo, ese comunista “escaso”, jamás hubiera accedido al Palacio de Miraflores por mérito propio.

Y ese tirano comunista que ya hundió al país en la hambruna, independientemente de lo que ocurra en los próximos meses, cuando sea que le toque y ojalá sea pronto, terminará saliendo por la puerta de atrás del Palacio de Miraflores, recordado como el dictador que mantuvo secuestrado el poder por el miedo al día después.

Comentarios

comentarios