article-thumb
   

Nieves a Wall Street Journal: Le quiero pedir perdón a Venezuela, a López y a su familia

Christhian Colina

The Wall Street Journal.- Durante más de un año, el fiscal Franklin Nieves sostuvo ante una juez de Venezuela que el líder de la oposición del país, Leopoldo López, debía ser hallado culpable de incitar a la violencia. La juez estuvo de acuerdo y sentenció en septiembre a López a pasar casi 14 años de prisión en lo que la mayoría de los observadores catalogó como un juicio de farsa.

Ahora, Nieves, uno de los dos fiscales en el caso, dice que lo lamenta. “Leopoldo López es inocente”, dijo en una entrevista con The Wall Street Journal, la primera que ha concedido desde que escapó de Venezuela la semana pasada y divulgara un video en el que afirma que el juicio fue falso.

Secándose con un pañuelo sus ojos humedecidos, Nieves se disculpó por sus acciones como el fiscal que detuvo a López y compartió el juicio. “De mi corazón, le quiero pedir perdón a Venezuela, a Leopoldo López, a su esposa, a la familia López, y especialmente a sus hijos”, dijo.

La deserción y la disculpa del fiscal probablemente profundizarán la crisis política del país y proveerán más municiones a los críticos del Gobierno de Nicolás Maduro, semanas antes de las elecciones legislativas del 6 de diciembre. El presidente se ha vuelto crecientemente impopular en medio de la crisis de los precios del petróleo y los desmanes que han causado una profunda contracción económica.

El cambio de parecer de Nieves puede ofrecer una confirmación a lo que la oposición interna y los observadores internacionales creen que desde el día que López se entregó a la policía en febrero del año pasado: que su arresto fue una jugada política del Gobierno de Maduro como parte de una acción más amplia para acallar el disenso en momentos en que se propagaba protestas antigubernamentales en todo el país. “Este fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo”, manifestó Nieves. “Se violaron todos sus derechos humanos al negarle sus testigos y todas las pruebas que solicitó”.

A raíz de las revelaciones, miembros de la familia de López y líderes de la oposición han exigido la liberación del líder del partido Voluntad Popular, de 44 años, que actualmente cumple su condena en una prisión militar. En medio de un descontento en ascenso, el Gobierno de Venezuela ha sido objeto del fuego cruzado de grupos internacionales de derechos humanos por reprimir a disidentes como López.

Nieves, cuya hija iba a la misma escuela que la hija de López, dijo que no había podido dormir bien desde que López se entregó a las autoridades en febrero de 2014. Nieves dijo que no renunció antes del caso porque los jueces y fiscales venezolanos son aterrorizados para que actúen en función de Maduro y otros líderes políticos.

“Los fiscales y los jueces temen que si alguien disiente con la ejecución de una orden puedan ser detenidos o se invente contra ellos un caso criminal y se les envíe a prisión”, dijo Nieves. Según el fiscal, decenas de funcionarios de seguridad venezolanos merodeaban fuera de la sala durante cada una de las sesiones del juicio contra López, y que eso actuaba como una intimidación para que el personal judicial no desafiara las órdenes.

Nieves dijo que los jueces y los fiscales fueron presionados para que condenaran a opositores políticos del régimen por parte de sus superiores, que les daban sus órdenes verbalmente en frecuentes reuniones. El fiscal recordó haberle dicho a López el día de su detención que iba a ser declarado culpable. “A ti te van a condenar porque tienen miedo a tu liderazgo”, le dijo.

Puede consultar el texto íntegro aquí

Comentarios

comentarios