article-thumb
   

Niños venezolanos en Perú celebrarán la Navidad sin juguetes ni presentes

El Cooperante | 24 diciembre, 2018

Caracas.- Con la expectativa de un mejor futuro para sus hijos, Jessica Rumbo y Gregorio Rivas partieron a Perú y reunieron dinero por varios meses para costear los pasajes que finalmente los reuniría como familia. En mayo, los niños llegaron al país sureño felices por ver a sus padres, sin embargo, no pudieron llevar consigo ni uno de los juguetes que guardaban en su casa en Venezuela, según contaron Rumbo y Rivas a El Comercio.

Lea también: “La noche es tierra de nadie”: Venezolana resultó herida durante balacera dentro de un local nocturno en Perú

Desde entonces, no ha habido dinero para reponer parte de los juguetes que los niños dejaron en su tierra natal. Para ellos, esta Navidad tampoco será una oportunidad para adquirir un presente con el que jugar, y es que ni Jessica ni Gregorio, cuentan con los recursos económicos para comprarles un juguete a sus pequeños.

A esta pareja se sumó la hermana de Gregorio, Carmen, y su esposo, David, el último integrante de la familia en llegar a Perú, quienes tras vivir un tiempo en Colombia, se desplazaron en busca de mayor estabilidad.

Carmen y David lograron reunir el dinero para legalizar los documentos que les permitirán, a sus tres hijos, asistir a la escuela en marzo de 2019, razón por la que tampoco habrá regalos de Navidad para ellos. Estas familias que se reunieron en Perú, aseguran que, pese a las dificultades, lo importante es que están juntos.

Sus hijos, entretanto, recuerdan con anhelo jugar con la PlayStation, montar al triciclo o jugar a las muñecas. “Venía con 3 niños, así que armé una sola maleta grande y metí lo necesario. Por eso, juguetes no trajeron. Mis gemelas extrañan sus muñecas”, confesó Carmen, quien llegó en octubre a Piura.

Como ellos, miles. Según el más reciente censo de la Unicef, 80,000 es el número de menores de edad que viven en Perú, por lo que no es de extrañar que la historia de estos cuatro padres se repita en varios casos. No obstante, Jessica, Gregorio, Carmen y David. se sienten confiados de haber tomado la mejor decisión al emigrar, y es que en Venezuela, aseguraron, no tenían ni para comer.

Comentarios

comentarios