article-thumb
   

A cuatro años de la muerte de Chávez, Maduro no investigó “inoculación” del cáncer

El Cooperante | 6 marzo, 2017

Caracas, 06 de marzo.- A pocos días de anunciar la muerte del primer mandatario nacional, el entonces vicepresidente de la república, Nicolás Maduro, informó que se crearía una comisión científica para investigar el origen del cáncer que habría acabado con la vida de Hugo Chávez.

Lea también: En imágenes: El verdadero legado de Chávez a cuatro años de su muerte

En este sentido, el ahora presidente de la nación, sostuvo las sospechas de la inoculación de la mortal enfermedad por parte de sus “enemigos históricos”, por lo que el Gobierno se centraría en averiguar las causas del mismo que, según su criterio, “rompía todas las regularidades de esa enfermedad”.

Asimismo, recalcó que “estamos trabajando y, en su momento se anunciará cuando así se conforme, la comisión de Estado, donde invitaremos importantes países del mundo, los mejores científicos del mundo, para investigar la enfermedad que provocó la muerte de nuestro comandante”, y señaló que desde el inicio de la afección, Chávez  tuvo la intuición de que ésta había sido implantada en su organismo, puesto que en diversas ocasiones recibió amenazas de muerte.

Le puede interesar: Los “cuadros” que se descolgaron del muro de la revolución tras la muerte de Chávez

En la conmemoración de los seis meses de la muerte del ex presidente, Maduro se refirió nuevamente al respecto, apuntando que “estamos a la espera del momento histórico, preciso, para conformar, más temprano que tarde, una comisión de científicos que pueda investigar, como se merece nuestro comandante, todos los antecedentes y origen de esta extraña, abrupta y sorprendente enfermedad que se apoderó de su cuerpo”.

Sin embargo, a cuatro años de la partida física del mandatario socialista, el Ejecutivo nacional parece haber olvidado la investigación que podría demostrar la supuesta vacunación del cáncer a través de “técnicas avanzadas” que finalmente afectó irremediablemente la salud del “supremo”, o tal vez, aún espera el “momento histórico” para establecer dicha averiguación.

Comentarios

comentarios