article-thumb
   

No es un avión, es un espía, no es un espía, es un rayo electromagnético

Elizabeth Fuentes | 23 julio, 2019

Caracas.- En menos de 24 horas las múltiples versiones que dieron connotados personeros del alto Gobierno sobre el más reciente mega apagón, nos llevó a inferir algo tan obvio como simple: ellos mienten, todos mintieron.

Le puede interesar: El desmentido de Henri Falcón sobre sus aspiraciones presidenciales solo sirvió para generar más dudas

Como en la clásica enseñanza de su mejor aliado en estos asuntos, el nazi alemán Joseph Goebbels -quien aconsejaba a su jefe “Miente, miente, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá” -, los camaradas del PSUV dijeron una mentira tras otra sin siquiera ponerse de acuerdo para que fuese la misma y sin que les pestañeara la vergüenza ni la memoria por un segundo.





Veamos: el lunes, un día antes del apagón, el canciller Jorge Arreaza declaró a la prensa que Estados Unidos había enviado un avión para “amedrentar” a los delegados que asististirían a la Cumbre de Países no alineados que se desarrollará en Caracas durante los días 24 al 28 de julio. “Estados Unidos guarda sus capacidades de extorsión en la economía (…). Así manden aviones para amedrentar a los delegados a la cumbre no van a poder aislar a Venezuela”. Una cosa muy rara, viéndolo bien, porque si el encuentro de la izquierda fracasada se va a realizar a partir del 24, ¿para qué diablos iba Estados Unidos a gastar ese dineral en enviar un avión “amedrentador” dos días antes?

Pero ese mismo lunes apareció el Ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y después de desearnos “un feliz almuerzo” a los venezolanos (tremendo sarcasmo), echó mano de sus documentos habituales para explicarnos a qué se debió la “interceptación” (SIC) del avión norteamericano. Según Rodríguez, la nave estadounidense no vino a amedrentar a los delegados del Foro de Sao Paulo sino a espiar. “Una aeronave espía violó la región de comunicación de vuelos de Venezuela… Por su incursión agresiva y peligrosa ponía en serio riesgo la navegación aeronáutica en esa zona de tránsito aéreo…”. El avión, dijo Rodríguez, estaba en capacidad de portar misiles antisuperficies, minas MK70 y forma parte de la flota de reconocimiento aéreo de Estados Unidos…”.

A las a la 12. 40 de la tarde del lunes, Rodríguez aseguraba que el avión era espía y el peligro que significaba su aparición era que “ponía en riesgo la seguridad de las personas que vuelan en esa área”. Otra cosa muy rara también porque visto así, el piloto de la aeronave “espía” también estaba poniendo en riesgo su propia vida. Pero luego del mega apagón que dejó a 22 estados del país sin luz, Jorge Rodríguez reaparecía esta vez para culpabilizar a los malucos habituales, culpables de un ataque electromagnético realizado “para afectar el sistema hidroeléctrico de Guayana”, más o menos la misma explicación que le dieron a los apagones de marzo y abril pasados sin que hasta ahora exista alguna prueba mínima de que esto haya sido cierto.





Y esa misma noche del apagón, Diosdado Cabello no dijo nada sobre ataque electromagnético, sino la falla se debía a “ataques al sistema eléctrico por parte de la oposición, porque necesitan un evento interno…ante la caída de poder de convocatoria de marchas, foros, matinés”. Un análisis igual de raro que los sostenidos por Arreaza y Rodríguez, porque si la oposición logra apagar la luz en casi todo el país, ¿cómo cipote se van a trasladar los venezolanos a las marchas, los foros y demás eventos a los cuales convoque? ¿No es precisamente el Gobierno el que cierra las estaciones del Metro de Caracas cada vez que hay una convocatoria opositora para impedir que la gente llegue? ? ¿Entonces la oposición va a hacer lo mismo, camarada Diosdado?

“Miente, miente”, le recomendaba Goebbels a Hitler. Aunque la única diferencia entre aquellos y éstos, es que en la Alemania nazi el único investido para mentir era al Fuhrer. Mientras en el gobierno venezolano no solo son muchos los embusteros sino que ni siquiera para mentir logran ponerse de acuerdo.

Comentarios

comentarios