article-thumb
   

¡Receta fracasada! Medidas de Maduro demuestran en el tiempo que no puede con la crisis

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Según la experiencia en los casi tres años de Gobierno del presidente Nicolás Maduro, el nuevo decreto de emergencia económica  tampoco resolverá nada. Y es que el heredero del fallecido presidente Hugo Chávez ya ha declarado en urgencia a la economía, el sector eléctrico, la seguridad y hasta la revolución; pero la escasez, la inflación y el desplome del PIB; los apagones y el racionamiento en el interior del país; el aumento de la tasa de homicidios y la contundente derrota en las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre dan cuenta de los fracasos indiscutibles en todas las áreas.

El 3 de diciembre de 2013, el jefe de Estado puso en emergencia a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y a los cuerpos de seguridad debido a un apagón que dejó a oscuras parte del centro y occidente del país, en un incidente que el Gobierno aseguró que era provocado. “Tengo en emergencia a todos los cuerpos de seguridad para proteger al pueblo”, anunció Maduro en esa oportunidad. Dos años y un mes después se siguen reportando fallas en distintos estados. Este jueves 14 de enero se registró un apagón que dejó sin el servicio a Barinas y Portuguesa.

Desde julio de 2015, en víspera del inicio de la campaña electoral para las elecciones parlamentarias, el Primer Mandatario declaró la seguridad ciudadana en emergencia, desplegando el operativo que llamó Operación Libertad del Pueblo (OLP), pero más allá de detenciones preventivas e incautaciones de armas, Venezuela sigue acosada por la delincuencia que ahora parece estar mejor armada, exhibiendo incluso fusiles y granadas.

Los números hablan por sí solos del fracaso de la emergencia en materia de seguridad. Según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Venezuela cerró 2015 con 27 mil 875 homicidios, lo que equivale a una tasa de 90 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, cuando en 2014 la cifra había sido de 24 mil 980 homicidios con una tasa de 82 asesinatos por cada 100 mil habitantes, desplazando a Honduras del primer puesto como el país más violento del mundo.

Los decretos de emergencia también llegaron a la frontera. El presidente Nicolás Maduro declaró estado de excepción en los estados Táchira, Zulia, Apure y Amazonas desde el mes de agosto de 2015, entre otras cosas, para frenar el contrabando que –según el Gobierno- era la causa del desabastecimiento. Este viernes 15 de enero, finalmente el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó los indicadores macroeconómicos que ocultaba desde hace más de un año, y según los datos oficiales, la escasez se ubica en 87%, aunque por primera vez le cambian el nombre al índice de escasez por “acaparamiento”.

Si de emergencias económicas se trata, el 21 de octubre de 2015, Nicolás Maduro anunció siete medidas para ser “implementadas de inmediato”: Reforma a la Ley de Precios Justos, creación del Comando Nacional de Precios Justos, aumento de sanciones por remarcaje de productos, nueva normativa contra ilícitos cambiarios, unificación de los ministerios de Industria y Comercios, aumento en tablas de la administración pública y asignación de 110 mil pensiones en noviembre. El decreto de la emergencia económica de este viernes 15 de enero da cuenta del fracaso de las medidas implementadas apenas hace tres meses.

Y la emergencia que constituye el mayor fracaso para los intereses del Gobierno fue sin duda la contundente derrota que sufrió en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, consiguiendo apenas 55 diputados frente a 112 que ganó la oposición, a pesar de que el 27 de octubre, cuando acudió al Consejo Nacional Electoral (CNE) a firmar un acuerdo en el que se comprometía a aceptar los resultados, dijo lo siguiente: “La revolución bolivariana se declara en emergencia con un plan antigolpe para garantizar la victoria electoral el 6 de diciembre”.

Comentarios

comentarios