article-thumb
   

No todo está dicho sobre la Asamblea Nacional y su próximo presidente

Danny Leguízamo | 6 diciembre, 2018

Caracas.- Lo anticipamos en una nota de El Cooperante el 7 de noviembre titulada “La revelación de un diputado opositor sobre el futuro de la Asamblea Nacional”. En el texto, señalamos que con motivo de la presunta declaratoria de “persona non grata” a José Luis Rodríguez Zapatero por parte del Parlamento, un diputado nos advertía que aquel episodio vaticinaba debates “descarnados” a futuro. Nosotros añadimos: se aproxima la elección de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional. Y el día 5 de enero podría producirse ese mismo debate descarnado que nos anticipó este diputado. La posición que este miércoles adelantara Américo De Grazia vía Twitter, no hace sino confirmar las proyecciones.

Le puede interesar: Lo que no se ha dicho sobre la Asamblea Nacional y Zapatero

Existe un acuerdo. Previo. La presidencia, primera vicepresidencia, segunda vicepresidencia, secretaría y jefatura de fracción, serán rotativos en función de los votos de cada organización política. En 2019 le corresponde a Voluntad Popular, partido cuyo líder fundador, Leopoldo López, se encuentra en prisión domiciliaria, mientras que Freddy Guevara, otro líder visible de VP, en vista de la persecución a la que fue sometido, decidió refugiarse en la residencia del embajador de Chile. Luego de la salida de Luis Florido, es Juan Guaidó el único diputado con las condiciones para encabezar la dirección del Parlamento, pues no está preso, ni exiliado ni refugiado, y pertenece a la tolda a la cual corresponde el ejercicio de la presidencia de la AN.

Desde Acción Democrática -explicó a la sala de redacción de El Cooperante un diputado- el único plan a seguir “es el de respetar los acuerdos”. Y luego sentencia, lacónico: “Eso es lo que va”.

Pero este miércoles, Américo De Grazia (La Causa R), propuso una alternativa vía Twitter: “La próxima directiva (AN) se debate entre el desafío o la inocuidad. Suscribo el desafío y propongo una dirección que reponga la confianza de los venezolanos en nuestra institución. Con Freddy Guevara, Juan Pablo Guanipa y Delsa Solórzano. Nombres más que cúpulas (…) hoy debemos decidir si la AN está al servicio de Venezuela o de los partidos. La prioridad es cohesionarnos para reponer la confianza y evitar la dispersión. Y el esfuerzo debe ser de todos. Pensemos en cómo salir de la dictadura, no en cómo me beneficio yo y mi partido”.


Y luego remató: “Debemos abortar la operación anunciada por Diosdado, de incorporar 20 diputados del PSUV para incidir en la escogencia de una directiva (AN) complaciente”. ¿Cómo? A) incorporando a diputados de Amazonas. B) Escogiendo directiva desafiante  (…) Toda regla tiene excepciones. Tal como ocurrió cuando escogimos al primer presidente de la AN. Mediante consulta a los diputados. Privilegiando entonces la estrategia y no la partidocracia. Ahora tenemos que innovar para lograr el objetivo; sin sucumbir al encanto burocrático”.

Si las fracciones de AD y VP se mantienen unidas -que es lo previsto-, y la de PJ no se divide y respeta el pacto, sumando la fracción de UNT, hay suficientes diputados para elegir a la nueva Junta Directiva en función del acuerdo original, y en consecuencia, resultaría electo Juan Guaidó. Pero no sin fracturas ni amargos debates, que desdibujan a un conglomerado opositor que llegó unido y ahora se ha dividido en dos o más bloques. Lo anterior, sin añadir que entre los propios partidos -particularmente PJ y VP- también hay corrientes que dificultan la toma de decisiones. Y por tanto, no todo está dicho.

 

 

 

Comentarios

comentarios