article-thumb
   

“Sirve para ganar elecciones”: Gobierno admite control social con los CLAP

El Cooperante

Caracas, 12 de marzo.- El Gobierno venezolano podría verse nuevamente beneficiado en las elecciones de mayo con su programa de veta de alimentos subsidiados, los CLAP, ante la hiperinflación y escasez aguda de productos básicos.

Lea también: ¡Alarmante! Conindustria: Empresas instaladas en el país trabajan al 24% de su capacidad





De acuerdo con la agencia Reuters,  la caja contiene bolsas de arroz, pasta, granos, aceite, leche en polvo, mayonesa y a veces unas latas de atún,  aunque en la mayoría de veces no llega completa y eventualmente, entre uno o dos meses, a veces hasta más.    La misma tiene un costo  de 25.000 bolívares.

El presidente Nicolás Maduro ha dicho en reiteradas oportunidades  que ese programa es el “arma más poderosa” para combatir lo que llama una “guerra económica” de sus enemigos en busca de debilitar a su gobierno. Pero sus rivales y los analistas aseguran que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) son usados como mecanismos de control social y de presión para lograr inclinar la balanza electoral a su favor.

Freddy Bernal, jefe de los CLAP,  reconoció que las cajas “son una herramienta política”. “(Los CLAP) son instrumento de la revolución, nos ha servido para proteger a nuestro pueblo, y nos ha servido para evitar una explosión social y nos ha servido para ganar elecciones y las seguiremos ganando”, dijo a Reuters.


En Venezuela el 87 por ciento de la población vive en la pobreza, según un estudio hecho por tres grandes universidades venezolanas y divulgado recientemente, que mostró que los habitantes perdieron en promedio 11,4 kilos de peso en el 2017. El Gobierno no publica estadísticas socioeconómicas.

Nos tienen contra la pared. Sin dinero para comprar comida, el gobierno nos extorsiona con esas cajas. Muchos van a votar por Maduro porque tienen miedo de perderlas”, dijo frustrada María González, una mujer de mediana edad que quería comprar pollo en un mercado popular en Caracas, pero con los precios que trepan día a día no le alcanzaba el dinero.

Comentarios

comentarios