article-thumb
   

Números no cuadran: Jaua e Istúriz repitieron cifras de matrícula escolar en dos años distintos

El Cooperante | 18 septiembre, 2018

Caracas.- En rueda de prensa, a propósito del comienzo del período escolar 2018-2019, el ministro para la Educación, Aristóbulo Istúriz, precisó que la cantidad de estudiantes que se incorporan en este comienzo de actividades académicas, tanto en el sistema público como en el sistema privado, es de 7 millones 664 mil 869 estudiantes registrados que conforman la matrícula de este año: 6 millones 442 mil 292 estudiantes en escuelas publicas, y 1 millón 202 mil 573 que forman parte del sistema privado

Lea también: Deserción escolar, diáspora y fallas estructurales marcan el regreso a clases

Istúriz retomó una política que se rompió al inicio del año escolar pasado, cuando el entonces ministro Elías Jaua no precisó la cantidad exacta de estudiantes que comenzarían clases. Mientras avanzaba el año, Jaua daba cifras aproximadas de la matrícula que muchas veces no coincidían con las que había dado previamente, publicó Tal Cual.

En una de las pocas oportunidades que dio datos concretos fue en una entrevista otorgada el 11 de julio al diario Últimas Noticias en la que precisó que la cantidad de estudiantes en el sistema público había pasado de 5 millones 536 mil alumnos a 6 millones 500 mil, mientras que en el sistema privado se registraban 1 millón 202 mil 573 estudiantes. “Son más de 7 millones 644 mil estudiantes entre los dos sistemas”, agregó.

Tanto Jaua como Istúriz dijeron -con una diferencia de dos meses- y en referencia a dos años escolares distintos que en el sistema educativo venezolano había 7 millones 644 mil estudiantes. En otra entrevista transmitida el 22 de julio en el programa Diálogo con, cuando finalizaba el año escolar 2017-2018 y apenas unos días antes de que fuera relevado de su cargo en el ministerio, Jaua aseguró que estaban registrados 7 millones 200 mil estudiantes en el sector público y en el privado 1 millón 500 mil estudiantes, “el 80% de la educación venezolana es pública”, afirmó.


Lo que no aclaró el saliente ministro Jaua era si los datos que suministró correspondían al cierre del año o si ya incluían las cifras preliminares del nuevo año escolar con los registros obtenidos en los procesos de inscripción que se hicieron durante el mes de julio en la mayoría de las instituciones.

La duda se acentuó cuando el ministro Istúriz llegó con la misma cartilla. En sus primeras declaraciones anunció una cantidad de estudiantes que reseñaba los mismos números que había informado Jaua: cuando se refirió a los estudiantes que corresponden al sistema privado repitió los datos número por número, 1 millón 202 mil 573 jóvenes, lo que significaría que ni un solo estudiante salió o se cambió de institución entre el año escolar pasado y el que recién comienza.

En los datos de educación pública, ambos titulares reiteraron que hubo un aumento de 16% en las escuelas oficiales, lo que adjudicaron a la migración de estudiantes del sistema privado debido al alto costo de las matrículas.

Pero al revisar el dato que dio Jaua y compararlo con el de Istúriz se puede observar que, de ser así, entonces alguno de los dos dio un dato incorrecto porque incluso se refleja que hubo disminución: Jaua primero se refirió a 6 millones 500 mil y luego mencionó que había 7 millones 200 mil solo en el sector público pero la cifra que dio Istúriz es de 6 millones 442 mil 292.

Las imprecisiones en los datos que se observan en ambas gestiones no pueden corroborarse con documentos porque la última Memoria y Cuenta oficialmente presentada por el Ministerio de Educación fue la del año 2015. Todos los datos oficiales dependen de las declaraciones de los ministros de turno.

A las cifras dispares de matrícula hay que sumarle que faltan otros indicadores importantes para definir políticas públicas en el área: cifras de deserción estudiantil, renuncias y faltas de personal docente, índices de repitencia y ausentismo.

Comentarios

comentarios