La historia pletórica del venezolano Omar Morales en la UFC | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Deportes

La historia pletórica del venezolano Omar Morales en la UFC

Foto: Getty Images

Caracas/ Foto: Getty Images. Disciplina, convicción y pasión: con esas tres palabras se definió en una entrevista para El Cooperante, Omar Antonio «Venezuelan Fighter» Morales Ferrer, quien se abre paso con éxito en el Ultimate Fighting Championship (UFC), la franquicia más importante en el entorno de las artes marciales mixtas en el mundo y que alberga a los mejores peleadores del ranking en el deporte.

Lea también: «El venezolano Omar Morales mantuvo su invicto en la UFC tras imponerse por decisión unánime»

Los 34 años de vida del criollo están ligados a los deportes de combate, en buena medida porque su padre, Omar Morales, es un referente tras ser el creador del Sistema Libre de Artes Marciales (SLAM) y excampeón mundial iberoamericano invicto.

«Desde que nací es lo que se veía en la casa, veía todos los trofeos que él llevaba. Comencé a hacer el sistema SLAM con él desde niño y ya después me fui proyectando a nivel profesional. Logré salir de mi país buscando esta meta de pelear en la mejor organización del mundo y aquí estamos lográndolo y haciendo trayectoria en la UFC», rememoró.

Morales, no se conformó con solo dedicarse al deporte: es diseñador gráfico de profesión, se graduó en el Instituto de Diseño Perera, en Caracas, sin embargo, simultáneamente se mantenía enfocado en cómo mejorar a nivel deportivo, para trasladarlo al ámbito profesional.

Recordó con orgullo que hizo su base deportiva en el país, primero inscribiéndose para competir en los abiertos de artes marciales. Participó en diversas peleas de light contact, eventos de jiu-jitsu, lucha y full contact (kick boxing) profesional. Todas estas especialidades en las que destacó lo fueron forjando y alistando el camino para brincar a las artes marciales mixtas.

Especialmente en el kick boxing tuvo un desempeño estelar. Defendió en Venezuela un título contra un argentino y ganó tres cinturones. En casa efectuó sus primeras cuatro peleas de las artes marciales mixtas antes de comenzar su periplo por el mundo que lo terminó de encumbrar a la cúspide.

Contó que viajó a Aruba y a otros países para continuar haciendo su trayectoria profesional antes de establecerse en Estados Unidos (EE. UU.). En esa nación compitió en un abierto que su padre ganó en seis ocasiones en Disney, Florida. Morales tuvo una actuación positiva, lo que llamó la atención de uno de sus amigos ya radicado en ese estado, quien lo vio e invitó a entrenar en una academia. En ella comenzó a despuntar con mayor proyección dentro de la disciplina.

Foto: Getty Images

Primeros pasos en Bellator

Fundada en 2008, Bellator MMA es la segunda empresa de mayor prestigio dentro de las artes marciales mixtas. Algunos la utilizan como trampolín para dar el salto a la UFC y ese fue el caso del caraqueño, quien logró llegar a esa instancia, que alabó al punto de confesar que en algún momento pensó en hacer carrera ahí.

En el 2018 estuve entrenando con el team del Sanford MMA, que aglutina a muchos atletas de Bellator, UFC, campeones y excampeones de la UFC. Yo estaba con todos ellos, creciendo como atleta, me dejé notar entre mis compañeros. A mi coach le gustaba mi estilo de combate y se presentó la oportunidad con un mánager que también me vio en la academia. Fue él quien me abrió las puertas para poder entrar a Bellator”, aseguró.

En agosto de 2018 llegó el debut para el venezolano en esa competición. Requirió de solo 58 segundos para noquear en el primer round a su adversario, el estadounidense Troy Nawrocki, en el evento de Bellator 204, que se escenificó en el Sanford Pentagon en Sioux Falls, Dakota del Sur.

«Di un gran performance esa noche. Se me abrieron las puertas en esa compañía, pero esa pelea me hizo conocer a mi en las redes sociales por la manera en que gané y todas esas personas que me vieron se entusiasmaron de verme pelear, de representar al país y me preguntaban mucho que para cuándo la UFC… es dónde la mayoría de las personas me querían ver. Realmente fue mi proyecto al venir para acá», afirmó.

Sueño cumplido

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Exactamente un año después, en agosto de 2019, le llegó el momento decisivo que había soñado: tener la oportunidad de mostrar su talento frente al presidente de la UFC, Dana White, luego de recibir una invitación para participar en Las Vegas en el programa «Dana White’s Contender Series 23″, en el que el famoso dirigente elige a seis «gladiadores» para que peleen en una velada, con el objetivo de seleccionar a dos o tres que hayan dejado una grata impresión en su retina.

«Es un lugar bastante pequeño en el que solo está el presidente y hay poco público. Me dieron la oportunidad de estar ahí frente al estadounidense Harvey Park, que era el campeón actual en ese entonces del Legacy Fighting Alliance (LFA). Yo lo noqueé en el segundo round. Esa es la impresión que todos los atletas buscan frente al presidente de la UFC para poder entrar a la compañía», relató.

A pesar de que todas estas situaciones vividas podían implicar presión, teniendo en cuenta que un paso en falso o una mala impresión le podía costar la oportunidad que estaba buscando, dijo que a nivel mental lo único que sentía era ansiedad por salir al octágono para demostrar de lo que era capaz y por lo que había trabajado durante años.

«El día que debuté en Bellator tenía demasiadas ganas de demostrar eso, igual en el UFC. Era mi sueño estar en ese octágono, no eran nervios, eran ganas, como cuando alcanzas una meta y estás bastante feliz, ese era el sentimiento que sentía», detalló.

Seguidamente, en diciembre de 2019 arribó su debut absoluto con la promoción, en donde se impuso por fallo unánime al surcoreano y afitrión Dong Hyun Ma en el UFC Fight Night Busan.

Combate atípico en medio de la pandemia

Así las cosas, el siguiente combate era una oportunidad para comenzar a consagrarse en la élite de los pesos livianos, la organización había agendado que su contrincante del 18 de abril de este año iba a ser el estadounidense Alexander Hernández, quien se encontraba en puesto 15 del ranking, no obstante, irrumpió la pandemia por la COVID-19, el evento fue postergado y esa pelea cancelada.

Pero Dana White estaba tramando ser uno de los primeros deportes en retomar la acción más allá de la enfermedad, era partidario de aquella frase célebre de que «el show debe continuar» y trabajó en organizar una cartelera con el evento UFC 249, que iba a ser en el Tachi Palace Resort Casino en Lemoore (California). Estaba todo listo para que se materializara en abril, pero por contratos televisivos, la cadena ESPN, solicitó que no se desarrollara. Además se habló de celebrar combates en una isla privada…

«Todos los gimnasios, todas las academias estaban cerradas por el tema de la cuarentena y todas las restricciones que conlleva. No quería descuidarme, sabía que UFC quería volver. Me mantuve en forma en mi casa, me reunía con un compañero a seguir entrenando en el estacionamiento del edificio, no es lo que acostumbro a hacer porque el trabajo se hace en la academia con todos los compañeros», dijo.

Finalmente, en medio de la incertidumbre, en la primera semana de mayo se determinó que Morales iba a medirse el 13 de mayo en el VyStar Veterans Arena de Florida contra el mexicano Gabriel “Moggly” Benítez, en la segunda de tres carteleras que el UFC ofreció este mes.

«Fue un combate bastante diferente. Estoy acostumbrado a prepararme con todo mi equipo, de plantear una estrategia durante dos meses, adaptarme al peleador, hacer una estrategia del combate, pero me cambiaron al oponente tres veces y terminé peleando con Benítez. Me avisaron con solo una semana de anticipación al evento. Era muy poco tiempo para adaptarme a un zurdo bastante técnico como él, así que tuve que hacer una preparación distinta», expresó.

Asimismo, especificó que el día de la «guerra» no se sentía bien físicamente, no por su preparación ya que enfatizó que en todo momento se mantuvo enfocado, pero tuvo un problema con la retención de líquido posterior a la hidratación del pesaje, por lo que permaneció 24 horas sin poder orinar. Esta situación tuvo como consecuencia que al subir al octágono «estaba bastante pesado y lento», por lo que no pudo explotar al máximo sus cualidades técnicas «con respuestas rápidas de contrataque», por lo que decidió hacer un combate «al estilo mexicano, caminando hacia adelante, recibiendo muchos golpes y devolviendo el doble».

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

«Yo ya sabía que Benítez tenía un estilo parecido al mío, a los dos nos gusta cambiar boxeo y patadas, no buscamos nada más, queríamos medirnos ahí, queríamos ver quién era el mejor y así sucedió, intercambiamos bastante desde el primero hasta el último asalto. Él es muy bueno con las patadas y yo estaba tratando de devolvérselas aún más fuerte, fue una lucha completa de pelea de pie: boxeo y patada», analizó.

Por otra parte, Morales calificó de «perfecta» la organización que tuvo la compañía para encarar la contienda con los cuidados pertinentes que se exigía en una coyuntura difícil e inédita por la propagación mundial del coronavirus.

«Los médicos chequeaban apenas entraba, no podía salir del hotel después del examen, cada uno tenía un cuarto de entrenamiento propio, desinfectaban todos los días, nos tomaban la temperatura todos los días, la alimentación nos las controlaban ellos, todo fue muy bien organizado, solo un peleador llegó ya dando positivo y fue aislado, pero de resto, ningún competidor estuvo contaminado durante el evento y todo se hizo de manera rigurosa», exaltó con respecto a lo que vivió en los momentos previos.

Foto: Getty Images

Lo que sigue

Al preguntársele acerca de su próximo compromiso, recalcó que su misión inmediata es entrar al top de su categoría y está consciente que para conquistarlo debe chocar frente a luchadores que están mejores posicionados que él en el ranking, algo a lo que no le rehuye y más bien anhela.

«Ya no me genera ganas luchar contra Alex Hernández. Yo quería en un principio que fuera mi rival por la posición que tenía en el ranking, pero él viene de dos derrotas y realmente no me llama mucho la atención pelear con alguien que arrastra esa racha mientras yo me mantengo invicto. Me gustaría pelear con Drew Dober, que fue quien le ganó a Hernández esa noche. Sería una buena pelea para mi, muy vistosa, él también está invicto por lo que sería un gran duelo entre nosotros», sentenció.

En estos momentos, la compañía encabezada por White está haciendo gestiones para concretar permisos que le permitan trasladar los eventos a Las Vegas, para ello, deberán esperar una decisión definitiva por parte de la Comisión Atlética de Nevada para saber si les conceden el permiso debido a que por los momentos, solo el estado de la Florida está habilitado para celebrar carteleras a puerta cerrada y cumpliendo los estrictos protocolos de sanidad.

«La UFC fue el primer deporte en reanudarse, tomar todas estas previsiones y dar un espectáculo a todas las personas que están cumpliendo con la cuarentena en sus casas, yo pienso y espero que se mantenga activo. Vamos a ver qué sucede, estos fueron tres eventos pilotos para demostrar que UFC está preparado para hacer no detenerse en estos tiempos difíciles», comentó.

Indicó que en su pelea con Benítez no sufrió lesiones de gravedad que lo dejen fuera de acción por mucho tiempo, ya que solo recibió cortes menores en el rostro y golpes a lo que está acostumbrado, por lo que espera regresar en una o dos semanas a sus entrenamientos habituales con el fin de postularse para luchar en alguno de los eventos próximos.

Foto: Getty Images

Sentido de pertenencia y generación de relevo

Reconoció que nunca se imaginó viviendo fuera de Venezuela, «pero las cosas se dieron así» tras manifestar su amor por el país, la bandera nacional y su familia. Acotó con orgullo que levantó la bandera en Aruba, Panamá, Estados Unidos y Corea del Sur.

«Nunca pasó por mi mente salir de Venezuela. Yo vi un gran camino a nivel deportivo en el exterior, me enfoqué en ello, ya estoy aquí lográndolo. Lo de Venezuelan Fighter surge porque yo estaba en las mejores academias de jiu-jitsu, de MMA, de boxeo y prácticamente era el único venezolano que se veía en todas estas academias que estaba entrenando para pelear a nivel profesional. En todas las academias me conocían como el venezolano y muchos me llamaban Venezuela. En mis shores de entrenamiento siempre tenía mi bandera o un logo y por ahí entonces ya lo asociaban, de ahí nace el Venezuelan Fighter«, declaró.

Omar Morales se convirtió en el segundo venezolano de género masculino en llegar a el UFC, luego de que lo hiciera Máximo Blanco; mientras que a nivel femenino lo logró la caraqueña Verónica Macedo, quien se mantiene activa. Otras dos de ascendencia venezolana han tenido un desempeño protagónico en la historia del torneo: Ronda Rousey y Julianna «The Venezuelan Vixen» Peña.

«Estoy haciendo un camino, tratando de darle consejos a algunas personas que tengo de cerca siguiendo mis pasos, espero ver más venezolanos en UFC, en las grandes carteleras, en eventos grandes, tengo compañeros que están entrenando ahora acá y tienen un gran futuro, pero ya depende de ellos, de esa disciplina y constancia que tengan para poder pelear acá», advirtió.

Foto: Getty Images

Falta de respaldo en Venezuela

Más allá del exponencial seguimiento a su carrera que ha tenido en Venezuela sus últimas actuaciones en la opinión pública, aseveró que en su momento no tuvo el respaldo suficiente para impulsar su carrera desde el país.

«En Venezuela toqué bastantes puertas, pero nunca tuve un apoyo de patrocinio, me las tuve que arreglar solo, de verdad que no solo en las artes marciales, también en otros deportes hace falta bastante apoyo. Siempre fui fiel a lo que quería y con mis propias herramientas pude hacer el trabajo», cerró.

Foto: Getty Images

Artículos relacionados

Destacados

La cifra de contagiados se elevó a 9178 y la cuarentena será a tres niveles en función de los casos de cada entidad

Tecnología y Curiosidades

Las palomitas de maíz necesitan entre 13.5 % y 14% de humedad para reventar, con 180 grados de temperatura

Internacionales

La familia del conductor organizó el miércoles una marcha silenciosa en su honor

Nacionales

Diosdado Cabello afirmó estar aislado y cumpliendo con el tratamiento recetado