article-thumb
   

Obligarán a comerciantes a cobrar en petros los ingresos percibidos a través del BioPago

Danny Leguízamo | 10 enero, 2020

Caracas.- No podía ser de otra manera. A la fuerza, el régimen de Nicolás Maduro se empeña en que todo el mundo utilice petros, un presunto criptoactivo que absolutamente nadie compra ni vende. La Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrip) anunció este viernes que los comerciantes que activaron el sistema “Bio-Pago” para que pensionados pudieran gastar su “medio petro” de “bono navideño”, estarán obligados a cobrar luego en petros aquellos ingresos percibidos. Los comerciantes se preguntan si sus proveedores les aceptarán petros, una interrogante para la cual la Sunacrip ya tiene respuesta: vayan y pregunten. 

Le puede interesar: La batalla por el Palacio Federal Legislativo oxigena a la oposición venezolana

“Vamos directo a ser una criptonación. Pagos por sistema BioPago del Banco de Venezuela en Petros serán liquidados a los comercios en Petros”, se lee en una publicación en Twitter de la Sunacrip, sin mayores detalles.





Pero resulta que ahora los comerciantes, obligados a cobrar en petros, se preguntan irónicamente si sus proveedores también les aceptarán ese esperpento creado por Maduro. Pero la Sunacrip ya tiene respuesta, por si acaso: “Tendría que llamar a su proveedor”, contestó la cuenta del organismo a un usuario de nombre Anibal Pinto, con el mayor de los descaros como solamente ellos acostumbran.





El caramelo envenenado que ofreció Maduro no solamente perjudica a comerciantes, sino que también obligó a personas de la tercera edad a padecer horas interminables de colas para poder gastar “medio petro”, que según el régimen, equivale a 30 dólares. El salario mínimo básico en Venezuela ronda los 2,2 dólares. Una remuneración tan ridículamente baja, que incluso Cuba estableció el ingreso regular en 15 dólares, una clara prueba de que siempre se puede estar peor y de que las economías no tocan fondo.

Venezuela todavía no ha tocado fondo. No existe tal fondo. Mientras Maduro se empecine en permanecer en el poder a través del uso de la fuerza, lo que se avizora en el mediano y largo plazo no es otra cosa que la estafa a los más débiles de la cadena, aquellos que en democracia, no necesitarían de ningún caramelo envenenado en Navidad para medio comprar, si acaso, un pantalón.

 

Comentarios

comentarios