article-thumb
   

Pase libre a violaciones: Maduro logra un puesto en el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU

Jessica Dirinot | 17 octubre, 2019

Caracas.- El Consejo de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), votó a favor de que Venezuela fuese miembro de la institución, pese al informe emitido por la alta comisionada MIchelle Bachelet, quien informó a mediados del año en curso, sobre miles de casos de violaciones a los derechos fundamentales de los venezolanos.

Lea también: Morgan Ortagus: es indignante que Maduro busque un asiento en el Consejo de los DD. HH.

Este jueves más de 190 países miembros de Naciones Unidas votaron para elegir a los 47 integrantes del Consejo de Derechos Humanos, de los cuales dos corresponden a América Latina, cuya decisión se basaba en escoger entre Costa Rica, Venezuela y Brasil.





La votación se realizó la mañana de este jueves, arrojando como resultado: 193 papeletas, votos nulos 0, votos válidos 193, abstenciones 0, miembros presentes y votantes 193, mayoría necesaria 97. Sin importar las múltiples denuncias que se ha realizado en contra del régimen de Nicolás Maduro, Venezuela obtuvo 105 votos, mientras que Brasil 153, y Costa Rica 96 votos.

Venezuela entró al Consejo de los derechos humanos de la ONU, lo que significaría un fracaso para las filas de la oposición venezolana y los millones de ciudadanos afectados por la crisis que atraviesa el país en materia económica, política y social.

Un informe realizado en “vano”

La alta comisionada de los Derechos Humanos ante la ONU, Michelle Bachelet, arribó a Venezuela a mediados de 2019 para constatar las denuncias por parte de la oposición venezolana y la comunidad internacional, sobre las violaciones a los derechos humanos de los venezolanos, lo que arrojó como resultado un informe con cifras alarmantes sobre la situación política, social y económica en el país.





Asimismo, denunció que en el último año y medio en Venezuela se produjeron cerca de 7.000 ejecuciones extrajudiciales y que la gran mayoría de esas muertes fueron responsabilidad de las fuerzas de seguridad del Estado en manos de Nicolás Maduro.

“El Gobierno ha atribuido la culpa de la crisis económica a las sanciones impuestas a Venezuela, argumentando que, debido al “over-compliance”, las transacciones bancarias han sido retrasadas o rechazadas y los activos congelados, lo cual dificulta la habilidad del Estado para importar alimentos y medicinas. La economía venezolana, especialmente su industria petrolera y los sistemas de producción de alimentos, ya estaban en crisis antes de que se impusiera cualquier sanción sectorial. Las cifras publicadas por el Banco Central de Venezuela el 28 de mayo de 2019 muestran que los indicadores económicos fundamentales empezaron a degradarse drásticamente mucho antes de agosto de 2017″, reza el informe.

Corrupción,  falta de mantenimiento en la infraestructura pública, y una clara crisis alimentaria se expuso en el informe que se redactó en base a 558 entrevistas con personas víctimas,  profesionales de la salud y defensores de los derechos humanos. Pero ahora, todo indica que las cifras y las denuncias consecutivas fueron arrojados en un profundo baúl de los recuerdos.

Comentarios

comentarios