article-thumb
   

Oposición de Trinidad y Tobago gana las elecciones y vuelve al poder tras cinco años

Christhian Colina

EFE.- El Movimiento Nacional Popular (PNM), de centroizquierda y encabezado por Keith Rowley, se impuso este martes en las elecciones en Trinidad y Tobago, un país caribeño de 1,9 millones de habitantes que afronta dificultades económicas a causa de la caída del precio del crudo.

Rowley se impuso en los comicios a Kalma Persad-Bissessar, de 63 años, que buscaba su reelección después de haberse convertido en 2010 en la primera mujer en encabezar el Gobierno de las islas y que vio cómo su mandato se veía duramente salpicado por diversos escándalos y acusaciones de corrupción.

Según el recuento preliminar de votos, el PNM se hizo con 22 de los 41 escaños del Parlamento, mientras que el Congreso Nacional Unido, la coalición socialdemócrata gobernante hasta ahora en Trinidad y Tobago, se quedó en 19 escaños. El Partido Liberal Independiente (ILP), liderado por Jack Warner -sobre el que pesa una orden de extradición a EE.UU. por acusaciones relacionadas con el caso de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA)- no logró hacerse con escaño alguno.

El próximo primer ministro, Keith Rowley, un geólogo de 66 años de edad especializado en el estudio de volcanes, gozaba de gran apoyo en las áreas del norte del país, sobre todo entre la población de origen africano, que suma el 35% del total.

“Estamos seguros de que se ha puesto el país en buenas manos: nos hemos preparado bien, esperamos tomar las responsabilidades de la gestión de los asuntos que nos permitirá el comienzo de una nueva era“, dijo desde su comando de campaña.

Comentarios

comentarios