article-thumb
   

Ortega Díaz, el puente que puede unir al chavismo y oposición en una corriente 

El Cooperante | 16 agosto, 2017

Caracas, 16 de agosto.- La Fiscal General de la República que fue destituida por la Asamblea Nacional Constituyente, Luisa Ortega Díaz, emergió como la principal voz discordante entre las filas chavistas.

Lea también:  ¡Ajá, Tibisay! Capriles: “Si aquí hubiera justicia, Lucena debería estar en el INOF”

La recién estrenada Asamblea Constituyente  empezó a funcionar hace más de una semana con la fiscal general como objetivo. La primera decisión fue expulsar a Ortega Díaz del cargo que ocupaba desde 2007. Sus cuentas bancarias fueron congeladas y se le prohibió la salida del país por “la presunta comisión de faltas graves”.





La ruptura formal de Ortega Díaz con Maduro se produjo a finales de marzo, cuando dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia despojaron a la Asamblea Nacional de sus poderes y retiraron la inmunidad a los diputados. “Lo que ha ocurrido es un golpe de Estado”, dijo entonces Ortega. La corriente chavista con la que se siente identificada   esta experta en leyes tiene a la Constitución de 1999, promovida por Chávez, como bandera.

Pero la fiscal general destituida por la ANC, casada con el exguerrillero y  diputado Germán Ferrer, ya había mostrado diferencias con el Ejecutivo. En marzo de 2016 desmintió al Gobierno cuando dijo que la desaparición de 28 mineros en el poblado de Tumeremo era un invento de los medios.  Las OLP, operativos policiales desplegados en las barriadas populares, también fueron objeto de crítica por las constantes denuncias de violaciones de derechos humanos. Igualmente, su viaje en febrero a Brasil para conocer los detalles del caso Lava Jato, y por la que luego meses después citó en calidad de imputados a varios chavistas vinculados presuntamente el mega escándalo de corrupción de Odebrecht, señala un trabajo del periodista Alfredo Meza en el diario español El País.

Los colaboradores del fallecido mandatario Hugo  Chávez que rompieron con Maduro se hicieron más visibles. Son un grupo que está decidido a transmitir la idea de que el chavismo no es una banda de forajidos y que quieren mantener el legado de su líder. Luisa Ortega Díaz podría unir a todos ellos, con un liderazgo, en una corriente que rompa la polarización de Venezuela, siendo chavistas u opositores, convencidos de que un grupo no podrá aplastar al otro.





Comentarios

comentarios