article-thumb
   

Ortega Díaz, la fiscal de Chávez que se rebeló al “madurismo” y estremeció 2017

El Cooperante

Caracas, 16 de diciembre.- Cinco meses ha pasado desde que arreció la persecución contra Luisa Ortega Díaz, la Fiscal General de la República que fue destituida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), quien se vio obligada a tener que abandonar el país en lancha acompañada de su esposo, el diputado Germán Ferrer.

Lea también: Ortega Díaz dice que solución a la crisis es “que salga Maduro por una vía negociada”

El mundo colocó la mirada en ella, una recordada funcionaria que parecía imposible que fuera a separarse de la llamada “revolución bolivariana”. La abogada egresada de la Universidad de Carabobo fue designada como Fiscal General de la República para el período 2007-2014 y 2014 -2021. Se desempeñó en 1999 como Consultora Jurídica de Venezolana de Televisión (VTV) y en abril de 2002 ingresó al Ministerio Público como fiscal de procesos, de la mano de Isaías Rodríguez, a quién conoció en Maracay.

En su preparación profesional destacan un doctorado en Ciencias Jurídicas, mención Derecho Constitucional, en la Universidad Santa María y obtuvo una especialización en Derecho Procesal en la Universidad Católica Andrés Bello y otra en Derecho Penal en la Universidad Santa María.

Por su manos pasaron casos emblemáticos, algunos de ellos que estuvieron a cargo de Danilo Anderson antes de ser asesinado:  los firmantes del decreto de Pedro Carmona; la acusación contra Carlos Ortega y otros de los líderes del paro de diciembre de 2002 y enero de 2003; la investigación contra la organización no gubernamental Súmate por haber recibido fondos del extranjero, entre otros.


Foto: EFE

Una “dicha” que terminó

Esto hizo que fuera una ficha indispensable para el chavismo y una figura criticada por sectores adversos. Sin embargo, años después, el 5 de agosto de 2017, fue destituida por la Asamblea Nacional Constituyente acusada  de haber cometido “actos inmorales”. Ese día, militares tomaron por la fuerza las instalaciones del Ministerio Público en Caracas negándole la entrada.

Desde ahí, se imaginó lo que venía. Un par de días después, Diosdado Cabello junto a otros constituyentistas acudieron a la Fiscalía para solicitar el retiro de la inmunidad parlamentaria a su esposo por estar supuestamente vinculado a una red de extorsión. El Tribunal Supremo de Justicia lo aceptó y ordenó su detención mientras se desarrollaban las investigaciones. Ya para ese momento Ortega Díaz ya no vivía en su residencia en La Florida, la persecución del Gobierno la obligó a moverse constantemente de un sitio a otro.

Foto: EFE

De hecho fue así, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional tomaron su vivienda, reventaron las cerraduras y se llevaron supuestas “pruebas” que solo señalaban cómo vivía la fiscal; el chavismo convirtió el allanamiento en un show mostrando haciendo creer que la desterrada del Gobierno vivía entre lujos grandes, con obras de arte que decoraban sus paredes, ropa de marca, etc.

Por ello, la pareja abandonó el país con ayuda de efectivos de la Guardia Nacional. Primero tomaron una lancha que los llevó hasta Aruba y de ahí un vuelo hasta Bogotá. Desde ese país ha viajado a Brasil, Europa, Estados Unidos y México. Asimismo, Ortega Díaz reveló que escasamente tiene cuando mucho dos mudas de ropa porque no pudo sacar más de su hogar en Caracas. Igualmente, aseguró que el Gobierno venezolano había mandado sicarios para asesinarla.

Una de sus declaraciones más controversiales ha sido la acusación contra Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otro par de chavistas, de estar ligados a un entramado de corrupción con Odebrecht. El pasado mes de noviembre consideró que  la solución a la crisis en Venezuela es “que salga Maduro por una vía negociada”.

Inminente ruptura

La pesadilla de ella empezó cuando denunció la ruptura del orden constitucional en su país tras dos sentencias del Supremo que le quitaban competencias al Parlamento y limitaban la inmunidad de los diputados. Sus declaraciones causaron tanto revuelo en la nación petrolera que el Jefe de Estado tuvo que convocar una reunión del Consejo de Defensa Nacional (Codena), sin embargo, Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez fueron a verla a su casa antes de la reunión del Codena, presionándola para que asistiera alegando que la soberanía nacional estaba en riesgo.

Ante ello Ortega Díaz se negó. Al otro día se reunió con el presidente Maduro al que entregó con valentía informes referidos a temas de violación de Derechos Humanos, corrupción y OLP.

Comentarios

comentarios