article-thumb
   

Ortega Díaz prendió el ventilador y no dudó en mencionar a Chávez en “guisos” en Odebrecht

Luis De Jesús | 15 agosto, 2018

Caracas.- La fiscal general de la República destituida por la Asamblea Nacional Constituyente, Luisa Ortega Díaz, aseguró este miércoles que quedó demostrado que el presidente Nicolás Maduro está presuntamente implicado en los delitos de corrupción propia y legitimación de capitales con la empresa constructora Odebrecht.

Lea también: En el vuelo del “maletín de Antonini”, Chávez envió otros 4 millones de dolares a los Kirtchner

Ortega Díaz dijo que la empresa brasilera salió beneficiada con innumerables adjudicaciones de las más grandes obras de infraestructuras que se tenían proyectadas hacer en Venezuela, que fueron pagadas y no se construyeron, y en la que participaron importantes funcionarios del Gobierno nacional, como Cilia Flores, para ese entonces presidenta de la Asamblea Nacional.

En la intervención de Ortega Díaz en el juicio que se desarrolló en Colombia en contra del mandatario venezolano, no quedó afuera el nombre del presidente fallecido Hugo Chávez. En el mes de octubre del 2012 se realizaba su campaña electoral como candidato a la reelección presidencial.

La titular en el exilio dijo que para ese momento Maximilien Sánchez Arveláiz, ex embajador de Venezuela en Brasil, fue el encargado de articular a Chávez con al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien se habría se comprometió con el llamado líder de la revolución bolivariana y le aseguró que le iba a enviar a una persona de confianza: Joao Santana, que viajó posteriormente a Venezuela y se reunió con el mandatario fallecido.


Con quien te vas a reunir es con Nicolás Maduro, él se va a encargar de los pagos, él va a manejar el dinero. Todo eso entiéndete con él”, le habría dicho Chávez a Santana. Luego, el publicista convino con el mandatario nacional, y su esposa Mónica Moura, quien se trasladó a Venezuela y se reunió con el para ese entonces canciller de la República en la sede de la Cancillería, en donde se definió el costo de la campaña de Chávez: 35 millones de dólares, de los cuales solamente se pagaron 18 millones de dólares, según afirmó Moura.

Santana y Moura para recibir el dinero por parte de Maduro, prosiguió Ortega Díaz, se utilizaron varias empresas. “Fíjense que Nicolás le dice a Moura: pero parte de la campaña la va a pagar Odebrecht, o sea, que fue Odebrecht quien pagó la campaña de Hugo Chávez en 2012 a través de unas cuentas creadas para tal efecto, pero pagaron en efectivo y en cuentas”, dijo.

Maduro le entregó a Moura 10 millones de dólares en efectivo en distintas entregas. Resaltó Ortega Díaz que Moura confesó que el Gobierno venezolano le ponía una caravana de vehículos blindados de la Cancillería. “Ella recibía maletas con dinero en efectivo hasta un total de 10 millones de dólares en cada visita que ella hacía. El resto fue pagado en un banco ubicado en Suiza. Probamos que estamos en delito de legitimación porque no se sabe de donde salió ese dinero que estaba dando Odebrecht a favor de las campañas”, expuso.

“Guisos” y obras

La fiscal mencionó que en la investigación presentada ante el Tribunal Supremo de Justicia durante el juicio contra Maduro se señalan 13 obras, pero aproximadamente eran más de 160 infraestructuras con las que se hizo Odebrecht. Una de las obras fue la construcción del puente Nigale, el segundo sobre el lago de Maracaibo, uno de los contratos que encontró el Ministerio Público durante el allanamiento a la sede de la constructora en Caracas.

Para esa infraestructura, señaló la funcionaria en el exilio, el Estado venezolano desembolsó más de 36 mil millones de dólares, sumado a un incremento de 2.910%. Un experto de la Fiscalía venezolana informó que el puente quedó solo en un 5% de avance en la construcción, pero que la estructura estaba “enferma” y, por lo tanto, debía tumbarse si se retomaba la obra.

Además, también se menciona la construcción de la línea del metro Caracas-Guarenas-Guatire, para la que se pactó más de 5 mil millones de dólares con un incremento de hasta 49 millones de dólares, lo que representa 744% de aumento. La mayoría de los contratos estaban suscritos por el presidente de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Prazeres de Acevedo, quien resultó, afirmó Ortega Díaz, ser una persona clave en la investigación y quien aportó información importante de la presunta implicación de Maduro en la trama de corrupción.

En las declaraciones de Prazeres de Acevedo a la justicia, señaló que trabajó con Maduro a través de un intermediario de nombre Américo Mata, quien le solicitó a nombre del Gobierno venezolano 50 millones de dólares para la financiar la campaña de Maduro para las elecciones presidenciales del 2013. Sin embargo, Odebrecht solo importó 35 millones de dólares que pagó con la “caja paralela”, un fondo para pagar los sobornos “del dinero venezolano que sacaron de los sobreprecios en las obras y compras de materiales”.

Por su parte Maduro, recordó la fiscal, le prometió al presidente de Odebrecht en Venezuela que le daría un “trato preferencial, que iba a reconocer la deuda y le otorgaría obras que inmediatamente le pagaría por adelantado hasta 2015, que no las supervisaría”. Prazeres de Acevedo admitió además qué se reunió con Mata, quien coordinaba la campaña de Maduro.

“Era tal la confianza entre Nicolás Maduro y Euzenando, que Euzenando que tenía copias de los puntos de cuenta y se los entregó al Ministerio Público. Ahí pudimos ver los montos por los cuales se contrataron obras y las órdenes de desembolso que dio Nicolás Maduro a favor de Odebrecht. Se logró establecer con los documentos la corrupción entre Odebrecht y Nicolás Maduro, siempre favoreciendo a Odebrecht”, expresó Ortega Díaz.

Comentarios

comentarios