Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Oscar Schemel y su estrategia contra maridos infieles

Caracas.- Lo que propone el inefable Oscar Schemel cuando asegura con todas sus letras que "Nicolás Maduro podría convertirse en una alternativa, pero para eso debe relanzar la gestión con 'relámpagos poderosos que deslumbren", es más o menos lo algunas señoras hacen cuando descubren que el esposo les está montando cachos: a punta de cirugías, Botox y gimnasio, tratan de convertirse en una alterativa de sí mismas.

Le puede interesar: Editorial: La oposición está obligada a repensar estrategias tras agotamiento de la calle

Y tal como aconseja el sabio Schemel, las cornudas incluso recurren a "relámpagos poderosos que deslumbren" para reinventarse, táctica que descubrieron hace añales y primero que el "analista" del chavismo. Solo que en el caso particular de las engañadas, los relámpagos poderosos se concretan en un tinte rojo merthiolate o en cientos de reflejos rubios en la cabellera con lo que esperan deslumbrar al infiel y hacerlo regresar a la cama. Una fortuna invierten las señoras poniendo en práctica la hipótesis de Schemel con la certeza de que ellas podrán convertirse en su propia "alternativa" y de allí en adelante, el idiota del marido creerá que se está acostando con otra.

Pero el problema con Oscar Schemel- quien debe nutrir sus más recientes análisis en conversaciones de peluquería-, es que lanza su hipótesis estética sobre una premisa más falsa que su seriedad analítica. Porque en la sentencia incluye una palabra demasiado peligrosa para Nicolas Maduro y quienes le pagan al analista por sus servicios: la palabra gestión. Un concepto tan crítico para el chavismo, que el mismísimo Hugo Chávez se vio en la necesidad de crear una Ministerio Para el Seguimiento de la Gestión de Gobierno cuando hasta su propio ego se percató, por allá en el 2012, que su gobierno era un desastre y lo único que se le ocurrió, como militar al fin, fue ponerle una suerte de capataz a la "gestión", ministros que resultaron más incapaces que los gestionados.

Porque por allí pasaron desde Carlos Osorio hasta la almiranta Carmen Meléndez, quien merece su propio lugar en el Museo de la Revolución porque, en pleno ejercicio de sus funciones como Ministra para el Seguimiento y bla,bla,bla, le explicó en cadena nacional al indignado presidente Chávez, que la fábrica de helados Copelia instalada en Falcón no había podido producir ni un helado, "porque el problema era que las máquinas estaban estropeadas por falta de uso. Y la falta de uso se debe a que no hay materia prima ni material para los envases. Y los empleados no tienen transporte para llegar hasta la fabrica y se ven obligados a caminar 45 minutos para ir hasta allá y llegan muy cansados", dijo la entonces capataz sobre la gestión de una piche heladería que hoy es pura chatarra.

Pues lo mismo que en Copelia, amigo Schemel, ha ocurrido en Pdvsa, en Sidor, en Venalum y en las fábricas de azúcar, arroz y café expropiadas. Y en las areperas socialistas y en la ruta de la empanada. Y en la cría de conejos y cerdos y chivos en las casas. Y en los gallineros verticales y los gallineros en los liceos. De modo que el asunto no es "relanzar la gestión", porque gestión nunca ha habido. Como no hay cédulas ni pasaportes ni repuestos para vehículos ni metro ni una programación de Televisión oficial que merezca el mas mínimo respeto. Ni maestros ni médicos ni obreros ni cultura, porque se han mudado de país.

Así que limpie mejor el huequito desde donde trata de observar la realidad y, en aras de su propia supervivencia, dedíquese a estudiar la única gestión exitosa y relanzada desde hace veinte años. Hurgue en la más sofisticada operación de robo al tesoro público que se conozca a escala planetaria, porque en eso sí que han sido triunfantes amigo Schemel. Sobre eso sí que han aprendido velozmente y se han aliado con la derecha y la ultra derecha y con quien sea, para trasladar a paraísos off Shore cifras incomprensibles para cualquier venezolano que deba sobrevivir hoy día con 5 dólares al mes. Averígüe Schemel, cómo y quiénes lograron empaquetar "relámpagos poderosos que deslumbran" en forma de lingotes de oro para enriquecer a los sospechosos habituales.





Artículos relacionados

La Lupa

""Estas leyes vienen prácticamente a elevar el derecho a que los ciudadanos vivan dentro unas ciudades comunales y preocupa el impacto que esto tiene...

Destacados

Cabello también aprovechó la oportunidad para hacer referencia a la reciente sentencia de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en la...

Destacados

En un video compartido por el rescatista venezolano Delmiro De Barrio, un presunto miembro de El Tren del Llano insistió que el grupo no...

Nacionales

Maduro aseveró que próximamente dará a conocer los nombres de los funcionarios que "dividieron al pueblo", contra quienes tomará medidas ejemplares para "acabar con...