article-thumb
   

Oscuridad es lo que sigue a los “izquierdistas” en Latinoamérica

El Cooperante

Enderson Narváez.- Una epidemia de impopularidad está azotando a Suramérica. Las encuestas revelan severa desaprobación de la gestión de 5 de los 10 mandatarios, entre ellos las 3 presidentas iberoparlantes: Dilma Rousseff, de Brasil; Cristina Fernández, de Argentina y el más sorpresivo, la chilena Michelle Bachelet.

Los otros mandatarios afectados de impopularidad en sus respectivos países son Ollanta Humala, de Perú; Nicolás Maduro, Venezuela y Horacio Cartes, de Paraguay, este último medianamente afectado. Las razones principales para que los electores le estén dando la espalda a estos mandatarios son primordialmente dos: la economía y la corrupción.

Es el caso más curioso de todos, se trata de una mandataria que en 2010 abandonó el poder con 84% de aprobación popular, y se hizo reelegir el año pasado. Apenas tiene poco más de un año de su segundo mandato, al que ascendió con 62% de la votación en segunda vuelta, la chilena Michelle Bachelet, ahora envuelta en la corrupción familiar, el panorama se pone cuesta arriba.

Las agencias internacionales ponen al contrario de la chilena, a Nicolás Maduro obtuvo una cerrada victoria electoral en abril de 2013 y heredó un complejo panorama económico que no ha encontrado desagüe en sus dos años de gestión. El problema que sigue afrontando el Gobierno de Maduro es la escasez, desabastecimiento, inflación y descontrol en el sector cambiario. Mientras el gobierno alega una guerra económica, todo ello afecta a la base natural de apoyo gubernamental, la gente de los barrios más pobres. Aparte de casos de corrupción que se ventilan en la prensa.

Comentarios

comentarios