article-thumb
   

Álvarez Paz advierte que a todo el que habla del “narcoestado” lo dejan preso en Venezuela

Admin

Marlene Torrealba.- Con la sentencia al exgobernador del Zulia, Oswaldo Álvarez Paz, hace cinco años, se instauró el delito de opinión; hoy, con las medidas judiciales contra 22 directivos de medios de comunicación se consolidó. La causa fue la misma, reproducir información sobre la presunta vinculación del Gobierno con el narcotráfico, en ambos casos procedente de España.

En una entrevista ofrecida a la periodista María Alesia Sosa, el político manifiesta que le invade una gran tristeza el hecho de no poder ver a cuatro hijos y siete nietos que se encuentran fuera de Venezuela, ya que aún después de tres años de haber cumplido su condena, el Tribunal 12 de Ejecución, a cargo de Régulo Aponte, no le ha levantado la prohibición de salida del país.

El exgobernador del Zulia fue sentenciado a dos años de prisión por los delitos de difusión de información falsa por haber opinado el 8 de marzo de 2010 en una entrevista en Globovisión sobre la supuesta vinculación del Gobierno venezolano con el narcotráfico y la guerrilla colombiana, de acuerdo con la denuncia del juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional de España.

A propósito de las denuncias que ahora se ventilan contra Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, señalado de ser el jefe del Cartel de los Soles, indica Álvarez Paz que el tema del narcotráfico parece ser un tabú en el país, pero “es una mecha que no tarda en prender”. Alerta que por intereses en el Gobierno a todo el que hace denuncias al respecto le “estrangulan la vida”.

Pese al alto precio que paga por expresar una opinión, no deja que el silencio y la autocensura haga de las suyas. Oswaldo Álvarez Paz reitera que Venezuela es uno de los países catalogados como “narcoestado” y que en el negocio de la droga no solo estarían involucradas figuras del mundo militar sino también civiles del Gobierno.

Para el excandidato presidencial de 72 años de edad no han sido fáciles los últimos cinco años; sin embargo, asegura que el exilio no es para él una opción, aunque no critica a quienes han preferido hacer vida en tieras foráneas.

Comentarios

comentarios