article-thumb
   

Otitis de Maduro es permanente para no escuchar al pueblo, aseguran en la oposición

Christhian Colina

Christhian Colina.- La otitis que aseguró tener el presidente Nicolás Maduro y que lo motivó a suspender su viaje a Roma y El Vaticano, donde recibiría un reconocimiento de la FAO y se reuniría con el Papa Francisco, no solo es una afección temporal sino que a juicio de dirigentes opositores es una condición permanente que ha impedido al Gobierno Nacional escuchar y solventar las solicitudes de los ciudadanos en cuanto a seguridad, desabastecimiento, educación, salud y ejercicio de la política.

El régimen de Nicolás Maduro lo que padece es de sordera ante el clamor del pueblo venezolano que exige una solución a la crisis política, económica y social que vive el país y ante el petitorio de Leopoldo López, Daniel Ceballos y 35 venezolanos que se encuentran en huelga de hambre para exigir que se fije la fecha de las elecciones parlamentarias con observación internacional, el cese de la persecución y la represión y la libertad para los presos políticos”, aseguró Juan Guaidó, coordinador nacional de organización de Voluntad Popular.

Por su parte, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, afirmó que “otitis permanente sufren quienes están en el Gobierno porque no oyen al pueblo. En Venezuela necesitamos un Gobierno que atienda a todos los venezolanos de la misma manera, porque todos estamos padeciendo los mismos problemas”.

Mientras que en el partido socialcristiano Copei lamentaron la suspensión de la visita a la Santa  Sede, “Maduro tiene otitis desde que fue electo, él no escucha a nadie. Estamos seguros de que no fue a reunirse con el Papa porque no quiere escuchar las palabras del  máximo líder de La Iglesia, quien seguramente lo invitará a buscar la reconciliación nacional”, manifestó el secretario general de Copei Caracas, Rogelio Díaz.

Comentarios

comentarios