article-thumb
   

Para comprar y vender divisas: los tres elementos que generan dudas sobre las mesas de cambio

Danny Leguízamo | 14 mayo, 2019

Caracas.- No es un problema del nombre. Si en algo son expertos en el chavo-madurismo, es en los cambios de nombre a todo como fórmula para demostrar que todo va por buen camino. Así empezaron cambiándole el nombre el país, y terminaron con un entuerto de 16 años con una docena de nombres diferentes para exactamente lo mismo: control de cambio que genera focos de corrupción. A las “mesas de cambio” que comenzaron a operar este lunes, todavía le faltan tres elementos para que funcionen de manera correcta y que generan dudas sobre la

Le puede interesar: Las caras feas de la jueza chavista acusada de “trata de personas” en España

¿Por qué muchos no son capaces de apostar un dólar por las mesas de cambio?





Elemento uno: la oferta de divisas. Con Petróleos de Venezuela en caída libre, el Estado ya no puede proveer de dólares al sistema. El grifo ha sido cerrado. Las mesas de cambio operan bajo el supuesto de libre compra y venta. Pero no habrá exactamente libre compra y venta cuando hay restricciones sobre el monto a comprar por razones de oferta.

Elemento dos: la intervención del Banco Central de Venezuela. Un mercado flotante de divisas es eso. Mercado flotante. Si algún organismo gubernamental interviene en el proceso, la flotación es sucia. Y si la intervención es absoluta, entonces no hay flotación de ningún tipo. Uno de los temores del mercado estriba en que el ente emisor pueda intervenir en las mesas de cambio de manera directa o indirecta para influenciar a la postre en la tasa resultante a través de la revisión de las órdenes de compra y venta.

Elemento tres: la operatividad del sistema. Todavía el mercado negro -lo explicamos en columnas anteriores- seguirá siendo una opción atractiva para los venezolanos que compran y venden divisas en montos pequeños. Sin trámites y sin intermediarios, son muchos los que van a preferir transar con particulares antes que esperar por la liquidación de sus divisas que eventualmente pudiera ser más demorado que una operación pactada por otros caminos. ¿Cuánto tiempo transcurre realmente desde que la operación es pactada con el banco hasta que los bolívares aterrizan en la cuenta destino del cliente?





Para entender el curso real de las mesas de cambio, habrá que ver el desarrollo en los próximos días de los tres elementos que hemos señalado. Por lo pronto, ya es demasiado tarde para arreglar el entuerto que comenzó con Cadivi, pues el país ya fue saqueado y sus habitantes sometidos a la hambruna y al comunismo. 

 

 

Comentarios

comentarios