article-thumb
   

Paramilitares colombianos decapitaron a un sargento venezolano, según Sebastiana Barráez

Reinaldo Villanueva | 30 diciembre, 2019

Caracas/ Foto portada: Infobae.- La periodista especializada en fuente militar, Sebastiana Barráez, informó este lunes que un sargento segundo venezolano identificado como Wilson Yeismith Paz Useche de 23 años de edad, quien se había graduado tres años antes como efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), fue decapitado por paramilitares colombianos ubicados en las zonas fronterizas del estado Táchira.

Le puede interesar: Putin envió mensaje de fin de año a Maduro y a otros mandatarios latinoamericanos

Según un artículo de Barráez publicado en el portal digital de noticias, Infobae, los grupos irregulares secuestraron a Paz Useche el pasado 26 de diciembre cuando pasó hacia El Escobal, Cúcuta del Norte de Santander en territorio colombiano, a vender helados.





Indicó que los hechos se dieron a conocer cuando varios funcionarios castrenses y policiales se percataron de que tres hombres que se desplazaban el pasado 28 de diciembre cerca del puente internacional Francisco de Paula Santander en el municipio Pedro María Ureña del estado Táchira, tenían una actitud sospechosa. Los sujetos al notar  la presencia de los funcionarios corrieron abandonando en el lugar un costal, dentro del cual estaba la cabeza humana con un panfleto en el que se lee: “Declaramos la guerra a la ley venezolana AUCV (Autodefensas Unidas de Colombia y Venezuela) presentes”.

“De inmediato se activó una comisión al mando del Comandante de la Tercera Compañía D-212, capitán (GNB) Yefferson Josué Morales Mora y el Jefe del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Ureña, comisario Jesús Zambrano, quienes con cerca de 30 subalternos peinaron la zona boscosa del lugar y encontraron el cuerpo sin cabeza del ciudadano venezolano”, aseguró.

En medio de la operación resultaron capturados tres paramilitares con cédulas venezolanas: Kelvin Alejandro Espejo, Carlos Eduardo Rodríguez y Andrés Vera Rodríguez.





Comentarios

comentarios