article-thumb
   

Parece que Dilma Rousseff no confía en el Gobierno de Maduro

El Cooperante

Enderson Narváez.- Venezuela está otra vez en el ojo del huracán, algo ya normal en los encuentros internacionales, debido a las dudas que genera la “revolución bolivariana” en el ámbito mundial. Esta vez los líderes internacionales se muestran más preocupados por la grave crisis y prefieren hacerse a un lado para no resultar salpicados, como es el caso de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien no parece convencida con la persecución a líderes opositores.

“Nosotros no creemos que la oposición debe ser encarcelada, a menos que haya cometido un delito”, afirmó la presidenta de Brasil Dilma Rousseff en relación a Venezuela en una entrevista con Patricia Janiot en CNN en Español. También cree que no existen elementos probatorios para mantener a los representantes de la oposición encerrados en la cárcel.

Si bien hasta el momento la mandataria había evitado pronunciarse sobre la situación política de su socio en el Mercosur y aclaró que como presidenta de Brasil no podía opinar sobre temas internos de Venezuela “por respeto a la autodeterminación de ellos”, en esta ocasión sí marcó la diferencia existente entre el trato que recibe la oposición en ambos países.

Tenía razón Tintori cuando dijo que a la oposición solo la dejan hablar en el extranjero y que era triste que solo se pudieran expresar en otros países.

“Hoy tenemos un interés absoluto para que haya una liberación mayor, que suelten a los presos, que no haya niveles de violencia en las calles. Yo no manifiesto como presidente de la República opinión sobre esto, yo aquí te digo que aquí no encarcelamos”, le contestó Rousseff a Janiot cuando le pidió definiciones sobre la encarcelación de los líderes opositores venezolanos Antonio Ledezma y Leopoldo López.

Aunque también aclaro: “No creemos que sean correctas las medidas de boicot que segregan al país”.

Comentarios

comentarios