article-thumb
   

Parió en un banco del hospital: el peregrinaje de una joven para dar a luz en pleno apagón

El Cooperante | 3 abril, 2019

Caracas/Foto de portada referencial.- El pasado viernes 29 de marzo, en medio de otro apagón nacional, una joven embarazada, de 24 años de edad, se vio obligada a caminar con dolores de parto unas 20 cuadras para poder llegar hasta la Maternidad Doctor Ernesto Che Guevara, ubicada en la parroquia José Domingo Rus del municipio San Francisco del estado Zulia.

Lea también: “Gracias a la sabiduría”: Maduro dice que servicios de agua y luz han sido restablecidos

Para fortuna de la mujer, no le exigieron insumos, pero el último eco, dos botellones de agua y dilatar hasta 10 centímetros fueron las cosas que limitaron el proceso, según publicó Noticia al Día. Tuvo que irse a su casa y esperar a que se hicieran las 11:00 de la noche, hora que establecieron los doctores, pero ella no pudo llegar.





La joven tuvo que esperar sentada en una silla de hierro, donde se retorcía del dolor, y con la ayuda de un vecino llegó al centro hospitalario nuevamente, alrededor de la 1:00 de la madrugada del sábado. Sin embargo, los galenos se negaban a ingresarla sin que dilatara lo suficiente. La devolvieron nuevamente a su casa.

 

Regresó a las 2:00 de la tarde de ese mismo día, justo 24 horas después. Su parto estaba en riesgo porque el bebé podía morir. Se acercaba la hora para ser atendida, pero surgió otro inconveniente: la batería de la planta eléctrica que surtía de electricidad la maternidad había sido robada en el transcurso de ese sábado.





Ante ello, salió y llegó al Hospital Doctor Manuel Noriega Trigo, en donde un médico, con tono amargo, le dijo que no había insumos y que el centro de asistencia estaba colapsado. Continuó sorteando la misma situación en diferentes hospitales. “No hay insumos”, lo único que le decían.

Luego de 30 horas buscando un lugar donde la atendieran, llegó a la Maternidad de San Francisco, donde le pidieron una lista de insumos que apuntaba yerco, guantes y gasas, todo para un parto natural. Con las pocas fuerzas que le quedaban, se levantó de las sillas ubicadas en la sala de emergencia, donde le pidieron que esperara.

Apoyándose de las paredes se sentó en los bancos que se encontraban en las afueras de la emergencia y parió. “Los gritos desgarradores de la mujer, de su madre y su pareja alertaron a los médicos de turno, quienes reaccionaron cuando vieron entrar a la joven cargada por varios hombres que esperaban respuestas de sus parientes. Una camilla fue dispuesta para la embaraza que su niña casi afuera, dio un último empujón y trajo al mundo a su bebé”, describió el medio.

 

Comentarios

comentarios