article-thumb
   

“Pasamos hambre”: El día a día de los trabajadores de mercados “socialistas”

El Cooperante

Caracas, 24 de enero.– Venezuela inició el año con mal pie. Tal como lo auguraron economistas. La fuerte crisis económica que lleva años azotando el país seguirá estando presente en todos los ciudadanos, y sobre todo, en el 2018. 

Lea también: Venezuela acapara casi la mitad de fondos chinos a Latinoamérica en últimos 11 años

La economía de la nación petrolera entró en hiperinflación hace semanas al rebasar por primera vez en su historia el umbral del 50 % de inflación que define este fenómeno. El país caribeño es el único del mundo que ha cerrado con una inflación acumulada de cuatro cifras, que según cálculos de firmas económicas privadas superó el 2.700 % en 2017.

Ante este inminente escenario, a finales de diciembre,  el Gobierno del presidente Nicolás Maduro aumentó 40%  del salario de los funcionarios públicos, sin embargo,  los venezolanos que ganan sueldo mínimo apenas pueden cubrir sus necesidades alimenticias de una semana. Y es que son precisamente los empleados públicos, en su mayoría que son obligados a marchar en concentraciones del chavismo con la amenaza en sus hombros de ser botados.

Pero esto ya no es preocupante para los funcionarios del Estado. Su mayor preocupación es el hambre. “Pasamos hambre, no hay ninguno que aquí esté bien”, reveló a El Cooperante un trabajador de Pdval que prefirió no identificarse.

El hombre de 53 años, que labora en una de las sedes del dicho mercado en Caracas, expuso que la mayoría de los trabajadores están hundidos en la necesidad, que están en desacuerdo con el Gobierno y reconoce que en el país hay una “hambruna”.

Yo trabajo con el Gobierno, pero estoy molesto con el Gobierno. A Chávez le di mi voto, mi confianza, pero se equivocó al poner a Maduro”, aseveró. “Antes teníamos beneficios aquí. Nos daban siempre bolsas y bolsas de comida y nuestro sueldo nos alcanzaba. Ahora si nos dan una harina, es mucho. Ya los chivos ni les importa lo que pensemos, ni nos dan la cara“, agregó.

Me duele admitirlo, siempre se los digo a mis hijos, ya no hay futuro. Esto no es chavismo, nos están matando de hambre, cada día somos más pobres. Yo no como carne ni pollo desde hace  dos meses, no sé, en diciembre no hubo cena, nada, ahora mi familia es más pobre que antes“, remató.  El mandatario venezolano Nicolás Maduro dijo en su mensaje anual a la nación que la pobreza extrema en el país se mantuvo en el 4,4% en 2017, igual que en 2016, mientras que el índice de desempleo, indicó, bajó al 6%, frente al 7,5% del año anterior.

Pero hasta el año pasado, la pobreza en Venezuela era de 81,8% y para 2018 se estimaba una cifra no menor a esta. Venezolanos se han visto obligados a emigrar del país en busca de oportunidades, mientras que una parte de la población sobrevive a la situación. En el país, con las mayores reservas de petróleo, se ve en cada esquina personas hurgando la basura y niños en la calle pidiendo comida.

 

Comentarios

comentarios