Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Pedro Tinoco visto por Rafael Arráiz: un arquitecto jurídico y financiero de Venezuela en el siglo XX

El indiscutible maestro de las alianzas entre el sector financiero y político es considerado una de las figuras más importantes en la segunda mitad del siglo pasado, tras lograr avances económicos y proyectos basados en el liberalismo para el crecimiento del país

Caracas.- El escritor y académico venezolano Rafael Arráiz presentó el martes una semblanza de Pedro Tinoco, nacido en Venezuela en 1927, quien en vida fue un destacado abogado, banquero, diputado, ministro de Hacienda, presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), candidato presidencial y embajador plenipotenciario del Comité de Reestructuración de la Deuda Externa, considerado en la actualidad como uno de los actores principales en una época de crecimiento económico, crisis política y gestación de cambios fundamentales durante el siglo XX.

También puede leer: Rafael Arráiz Lucca: «En Venezuela hay un juego trancado y el camino es la negociación»

El presidente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales (Acienpol), Humberto Romero fue el encargado de dar inicio a la presentación en línea, que contó además con la participación del escritor Moisés Naím y del abogado Rafael Badell Madrid.

La historia jamás narrada de Tinoco ‘hijo’ lleva consigo una carga de acontecimientos que va desde su niñez, hasta los últimos años de vida en 1993, dejando como legado la importancia de comprender un modelo económico basado en el liberalismo, el estatismo y rentismo.

Tinoco fue indiscutiblemente un maestro de las alianzas entre los principales sectores del país, uniendo el establecimiento político, sistema financiero, Poder Legislativo y judicial del gobierno, las industrias privadas, los medios de comunicación y hasta la presidencia, en un mismo objetivo: crecimiento económico del país.

Primeros pasos

La biografía, basada en más de 30 entrevistas hechas por el doctor Arráiz a familiares y personalidades políticas y financieras del país relacionadas con Tinoco, deja ver cómo el icono de la economía y el sector empresarial en Venezuela, durante 1955 hasta la última década del siglo pasado, va tejiendo el hilo de lo que sería una vida exitosa y de plenos reconocimientos por sus brillantes aportes académicos al país.

Cumplidos los tres años de edad, Tinoco viajó con su padre, Pedro Tinoco Smith, a Davos, en Suiza, para tratar una tuberculosis que contrajo en Caracas; por tanto, pasó gran parte de su niñez y adolescencia en el extranjero, incluyendo Norteamérica, donde estudió su bachillerato en una academia militar, permitiéndole así manejar antes de los 18 años tres idiomas universales: español, francés e inglés.

En su arribo a Venezuela, inicia la carrera de Derecho en la reconocida Universidad Central de Venezuela (UCV), destacando como excelente alumno en materia jurídica para dar continuidad a una de las más prestigiosas firmas en Caracas creada por su padre, ‘Tinoco, Travieso, Planchart, Erminy y Asociados’.

“En 1962 redactó la famosa Carta de Mérida, el evento más importante de la historia de Fedecámaras, institución fundada en 1944.  Tinoco delinea un ideario liberal para el desarrollo de la económica de Venezuela (…)”, refiere Arráiz, considerando que, para la época, y quizás se mantenga en la actualidad, implicaba llevar a la práctica un proyecto “casi imposible” por tratarse de un Estado rentista. “Le tocaba remar frente al estatismo y de alguna manera llegar a acuerdos con las corrientes estatistas venezolanas que eran muy pronunciadas en razón de la venta petrolera. Esa Carta de Mérida es el cuerpo central de un ideario político y económico, uno que advierte el liberalismo”, dice.

Cada vez más cerca de la política

En la década de los 60’ Tinoco se incorpora en un grupo élite en Venezuela llamado Acción Venezolana Independiente, en el que empresarios venezolanos crean una plataforma para actuar en la política en el país. Partiendo de su experiencia en el bufete, este destaca como una figura participativa e impulsa el sector político con el financiero.

Para 1963 Tinoco escala a la presidencia del Banco Mercantil de Agrícola, luego de que falleciera Luis Emilio Gómez Ruíz.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

“Esto va a coincidir con el creciente interés por la vida política y va a respaldar junto con varios amigos la candidatura de Rafael Caldera en 1968, y cuando gana la presidencia piensa inmediatamente que el personaje perfecto para desempeñarse en el Ministerio de Hacienda es Pedro Tinoco y le ofrece el Ministerio, donde va a estar durante tres años y medio poniendo en orden las finanzas públicas”.Rafael Arráiz

Vínculos con élites multimillonarias

Como presidente del banco, Tinoco analiza quiénes pueden continuar con la tarea administrativa, momento en el que conoce a José Vicente Rodríguez Hangar, Antonio Ugueto Trujillo y Luis Ugueto Arismendi, personajes con quienes trabajará hasta sus últimos años de vida en los 90’.

Tras alcanzar el puesto de presidente del Banco Mercantil de Agrícola, el ilustre empieza a crear una legítima ambición política, que lo lleva en 1973 a candidatearse como presidente de Venezuela con el Movimiento Desarrollista, cuyas ideas liberales estaban combinadas con el estatismo que la coyuntura venezolana imponía de manera inevitable; sin embargo, no recibió el respaldo que esperaba, resultando victorioso Carlos Andrés Pérez por el partido Acción Democrática (AD).

Una vez instaurado el primer gobierno de CAP en 1974, Tinoco acepta la presidencia de la Comisión De Reformas Integral de la Administración Pública, a la que perteneció durante cinco años.

Epicentro del sector financiero

En 1974 regresa a la faceta de banquero. Un grupo de empresarios italianos y venezolanos pide su participación activa como presidente de un pequeño banco llamado Sudameri, que –tras aceptar la propuesta- años más tarde lo convertiría en el Banco Latino, una de las entidades bancarias más importantes en el país.

Vinculación con la familia Rockefeller

Tinoco alcanza relacionarse estrechamente con la familia Rockefeller, fundadora de la élite más poderosa y reconocida de los Estados Unidos, cuyos miembros han sido durante años protagonistas en el mundo empresarial. Por tanto, logra contribuir al fortalecimiento de los grupos económicos de Venezuela, a través de la venta de sus activos al grupo Cisneros.

“En toda la operación, el doctor Tinoco tiene la palabra como un arquitecto jurídico y financiero”.Rafael Arráiz

En una entrevista que concedió el empresario e inversionista venezolano, Gustavo Cisneros a Rafael Arráiz, aseguró que “no había conocido a ninguna otra persona en el mundo que reuniera de menara tan eficiente las dos condiciones: un extraordinario abogado y un extraordinario banquero”.

Le puede interesar: Rafael Arráiz Lucca dictará curso sobre los 12 personajes fundamentales del siglo XX en Venezuela

Segundo gobierno de CAP: el «gran viraje»

Tinoco se casa con Carmen Montilla, una mujer oriunda del Táchira y cuya familia estaba estrechamente vinculada con la del presidente Carlos Andrés Pérez, lo que hace posible que se fortalezca una amistad entre ambos personajes.

En 1989 renuncia a la presidencia del Banco Latino para asumir como máxima autoridad en el Banco Central de Venezuela (BCV) el 2 de febrero del mismo año.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Sus políticas incluían una liberación de las tasas de intereses del país con escasa supervisión bancaria efectiva, permitiendo al Banco Latino posicionarse como el segundo banco más importante del país.

Relata Arráiz que junto al destacado escritor Moisés Naím; el exministro de Cordiplan, Miguel Rodríguez; entre otros empresarios, fueron “los artífices de la negociación de la deuda externa venezolana y en el diseño del proyecto liberal del gobierno de Carlos Andrés Pérez”, proyecto que considera “muy poco comprendido” por los vastos sectores empresariales venezolanos; sin embargo, aclara que para la época era la línea que gobierno se veía obligado a llevar a la práctica.

El “silencio, la serenidad, la experiencia, madurez y trayectoria” eran las características propias de Tinoco que necesitaba el Gobierno de CAP para representar a Venezuela a escala mundial.

El empresario -y para aquella época presidente del BCV- jugó un destacado papel en el V Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde el presidente Pérez junto a los empresarios, presentaban al evento un proyecto para reivindicar la democracia venezolana, considerada la más próspera de Latinoamérica.

Tras arribar nuevamente a Venezuela, luego del exitoso encuentro con empresarios mundiales en Davos, Pérez enfrentó el nefasto golpe de Estado del 4 de febrero liderado por Hugo Chávez, lo que desencadenó una serie de eventos que años después terminaría con la ilusión de ver al país con una estabilidad económica ejemplar para países en América Latina.

Pedro Tinoco regresó a su bufete de abogados en el que trabajó hasta 1992. Un año después fallece el 31 de marzo en Denver, Estados Unidos.

Rafael Arráiz narra la biografía de Tinoco para destacar el papel importante que jugó en la historia política y económica de Venezuela durante el siglo XX, llevando los ideales liberales a la práctica, y combinándolos con las corrientes estatistas propias de un Estado como el venezolano.

En la fiel semblanza, Arráiz deja claro que Tinoco fue uno de los estadistas de mayor irradiación y coherencia en el país. “Epicentro del siglo XX, actor principal de una época de crecimiento económico de la Venezuela contemporánea”.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Anuncio

Artículos relacionados

Destacados

Vecinos de la localidad han huido, según relatan en las redes sociales

Tecnología y Curiosidades

LinkedIn tiene más de 675 millones de miembros, según su sitio web, lo que significa que alrededor de las tres cuartas partes de la...

Destacados

El gremio periodístico ha pedido al Ejecutivo que sus empleados sean incluidos en las jornadas de vacunación contra el letal virus

Destacados

La familia real ha dicho que quienes asistan a la ceremonia fúnebre cumplirán las medidas de distanciamiento social por la pandemia