article-thumb
   

Mike Pence usó gira latina para aumentar presión sobre la “tiranía” madurista

El Cooperante | 17 agosto, 2017

Bogotá, 17 de agosto. EFE.- El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence finalizó este jueves en Panamá una gira de 5 días por América Latina que principalmente se centró en aumentar la presión directamente en la región contra Venezuela, un país al que no dudo de calificar de “tiranía” y de estar camino a la dictadura.

Lea también: “Estados fallidos no tienen fronteras”: Pence dice que Venezuela será libre una vez más

El viaje de Pence por Colombia, Argentina y Chile y Panamá, países al igual que EE.UU. críticos frente a la crisis venezolana, venía precedida de una gran polémica por la advertencia el viernes pasado del presidente Donald Trump de que no descartaba una “opción militar” en la nación caribeña. Una declaración que llevó al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, a decirle a Pence que “una intervención militar en Venezuela no debe ser contemplada”.





Aunque intentó matizar las palabras de Trump al decir que su país tiene muchas opciones y “confianza de que al trabajar con los aliados en América Latina se va a encontrar una solución”, el vicepresidente de EE.UU. desde un principio dejó en claro que buscaba aumentar la condena sobre lo que su país considera que sucede en Venezuela. En Colombia, dijo que Venezuela se está deslizando hacia la dictadura y, como el presidente Donald Trump ha dicho, EE.UU. no se quedará parado mientras Venezuela se desmorona” y además se reunió con medio centenar de opositores venezolanos en Cartagena.

Le puede interesar: Pence advirtió desde Chile que “niños venezolanos están muriendo de hambre”

En el comienzo de la visita de mayor nivel a Latinoamérica hasta ahora de un funcionario de la Administración Trump, Pence sostuvo que la situación venezolana es inaceptable, por lo que manifestó que su país tiene muchas opciones. Luego prosiguió con su andanada dialéctica en Argentina, donde el martes dijo que Venezuela vive la “tragedia de la tiranía” y su pueblo “está sufriendo y muriendo” mientras permanece “sometido al régimen brutal” de Nicolás Maduro.





El miércoles en Chile, aunque reiteró que Venezuela está cerca de convertirse en una dictadura y que su país “no permanecerá como observador”, afirmó que EE.UU. trabajará “con los países aliados en toda América Latina para llegar a una solución pacífica para Venezuela“. Por último, este jueves fue recibido en Panamá, donde aseguró “Venezuela será libre una vez más”, aunque es conducida hacia una “dictadura” y que busca una “solución pacífica” porque “la gente de Venezuela lo merece”.

Comentarios

comentarios