Connect with us

Internacionales

Periodista ecuatoriana revive el momento de "horror" que vivió durante el secuestro de TC Televisión

Alina Manrique, jefa de redacción de TC Televisión, pensó que era el fin de su vida

Foto del avatar

Publicado

/

TC Televisión

Caracas / Foto Portada: CNN.- La periodista ecuatoriana, Alina Manrique, relató el terror que vivió la semana pasada cuando un grupo de hombres armados ingresó al canal TC Televisión, en medio del conflicto armado que atravesaba el país en ese momento.

Lea también: Edgar Ramírez comparte sus tradiciones navideñas venezolanas con Kelly Clarkson

Durante una entrevista con su colega, Jorge Ramos, para Univisión, Manrique revivió las tensas horas que pasó junto a su equipo de trabajo.

“Cuando reviso mis mensajes, veo que a eso de las 2 de la tarde pasaron varias cosas que se sintieron en simultáneo. Recibí un mensaje que mandaron al grupo que decía ‘se nos metieron, quieren matarnos a todos’, recordó la periodista.

“Escuché disparos porque estaba en la sala de redacción, cerca de la recepción (…) Mucha gente corrió detrás de un compañero mío, porque iban a esconderse, no quise hacerlo, porque me dio la impresión de que si iba detrás de él, los disparos que venían del pasillo quizás podían alcanzarme”.

La periodista decidió esconderse con José Luis Calderón, el reportero que aparece durante la transmisión de la toma, por parte de los antisociales. “Me escondí con él y otra compañera, los tres, en uno de los baños de varones”.

Advertisement

“No sabíamos cuántos eran ni qué buscaban, solo escuchamos los disparos. Tratamos de hacer el menor ruido posible, pero igual nos encontraron, porque escuchamos, después de unos minutos, que decían, ‘aquí hay uno, aquí hay uno’, como si nos estuvieran buscando a todos los que nos habíamos escondido”.

Manrique comentó que los delincuentes rompieron la puerta del baño y los sacaron hacia el estudio, donde tenían a otros rehenes, apuntándoles con un arma en la cabeza.

“Después nos llevaron a otro estudio, a seis de nosotros. En ese estudio, donde permanecimos estos últimos minutos de esta incursión armada, es que realmente vi, porque nos tenían arrodillados con armas apuntando a nuestras cabezas; en ese pequeño estudio es que sentí que ese era el fin de mi vida y solo podía pensar en mis hijos, en orar mucho", expresó. "Esos momentos fueron de máxima tensión".

El grupo de rehenes sirvió de escudo protector para los delincuentes durante la incursión policial.

“Ellos sabían que había llegado la policía, nos pusieron al frente como un escudo humano, a los seis rehenes que estábamos ahí. Y todo el tiempo decían 'digan que no disparen, que la policía se vaya, que la policía se vaya'. Nosotros lo decíamos para que la policía supiera que estábamos ahí y que no entre disparando, ya que nosotros estábamos al frente, y también  para cumplir eso que nos estaban pidiendo", explicó.

Advertisement

Alina Manrique recuerda que el grupo de antisociales estaban “frenéticos” y consideró que en algún momento podrían disparar, por el momento de máxima tensión que estaban viviendo.

"Creo que fue la policía la que cortó la luz, porque hubo un momento en que se fue la luz, y eso fue peor para mí porque dije 'ahora no van a ver nada y van a tirar disparos al aire, y alguno me puede caer a mí o alguno de mis compañeros".

"La policía entró como un bloque con unos escudos y unas armas largas, y les decían 'entreguen las armas, entreguen las armas'. Entonces, estos sujetos, que estaban amenazando a mis compañeros y a mí, empezaron a lanzar las armas poco a poco, uno por uno, las deslizaron", mencionó.

Fue así como concluyó el momento de tensión y lo que recuerda la periodista es el hecho de no poderse ni siquiera levantar del suelo.

“Solamente, estiré la mano y uno de los policías que entró me levantó del piso, me contuvo de la cintura y me sacó", confesó. "En ese momento me dijo 'tranquila, estás con vida'. Y realmente sentí que tenía una nueva oportunidad".

Advertisement

Alina Manrique advirtió que esta situación no puede volver a ocurrir. "Es algo que no debería repetirse en ninguna estación de televisión del mundo, en ningún país del mundo", concluyó.



Tendencias