article-thumb
   

A la deriva: Vacunas del Gobierno son insuficientes para un país en crisis

El Cooperante

Caracas, 12  de abril.- La crisis económica y la desidia gubernamental que azotan a Venezuela  ha generado un sinfín de problemáticas que han afectado notoriamente a la sociedad, la cual ha quedado expuesta a los estragos del sector alimentación y salud, este último, uno de los más deficientes actualmente. Ya en 2016, la crisis sanitaria era evidente, sin embargo, fue el pasado año que la situación empeoró, cuando enfermedades erradicadas, como la difteria, hicieron su gran reaparición, esto debido principalmente a la escasez de vacunas.

Lea también: Maduro anunció vacunación contra la difteria, malaria y sarampión tras su proliferación

En el lapso de 12 meses, la malaria y el sarampión  se sumaron a las epidemias que amenazan a la población, la cual, se ha convertido en exportadora de estas enfermedades altamente mortales, pero prevenibles. A inicios de agosto pasado, aún en la negativa de la rápida proliferación de la difteria, el ministro de la cartera de Salud, Luis López Chadaje, anunció la activación del Plan Nacional de Vacunación, el cual se ejecutó en dos fases.

La primera, en los nueve estados prioridad: Bolívar, Delta Amacuro, Monagas, Sucre, Anzoátegui, Guárico, Amazonas, Apure y Aragua; esta se extendió hasta octubre, y suministró, según reportes oficiales, 10 millones de dosis de toxoide tetánico, trivalente viral, antihepatitis, antipolio y pentavalente. Sin embargo, tras el paso de la jornada, la difteria continuó propagándose y López admitió un “brote importante”,  por lo que se ejecutó la segunda fase del plan, con la que se activaron nueve mil puntos en todo el país, con prioridad en los nueve estados más afectados.

Pese a esto, el Gobierno no ha tomado medidas contundentes para combatir el problema de raíz. Para entonces, el exministro de Salud, José Félix Oletta, alertó que en Venezuela existían cinco veces más casos de difteria que en Haití, siendo este último, uno de los más azotado por la enfermedad. La malaria y el sarampión también están dejando huella. A más de seis meses de la ejecución del Plan de Vacunación Nacional, el Ministerio de Salud ha activado una nueva jornada de inmunización, esta vez, con 11 millones de dosis para una población de 30 millones, que según especialistas, no serán suficientes para paliar las epidemias que por años se han ido caldeando en la población.


Lea también: Venezuela retrocede a niveles abismales y enfrenta su peor crisis de salud

De acuerdo con la cartera de Salud, 4.135.235 niños y adolescentes serán inmunizados contra la rubéola y el sarampión; 2.361.362, contra el tétanos y la difteria; y 317.354 con la pentavalente, que incluye DTP , HB y Hib, pero esto solo incluye la primera de varias dosis que deben recibir para estar protegidos ante las enfermedades. Oletta explicó a esta redacción que para mantener a la población protegida se debe vacunar durante los 365 días del año, puesto que estas jornadas solo suman población flotante que, por lo general, no reciben las dosis consiguientes a la primera.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para 2016, Venezuela logró una cobertura total de la vacuna para este virus del 88%, lo que para el especialista en epidemias, supone una gran mentira, y es que entre 2007 y 2017, se calcula que 1.2 millones de infantes menores de un año no fueron vacunados con la primera dosis de trivalente viral (sarampión, rubéola, paperas), mientras que la segunda, se estima que menos del 45% de la población infantil la recibió.

Además de las vacunas, el Gobierno también informó sobre la importación de más de 11.5 millones de medicamentos antimaláricos, con los cuales se pretende atender a casi 400 mil venezolanos. No obstante, el consumo de este tratamiento debe ser continuo y se deben combinar constantes fumigaciones de las áreas afectadas o propensas a cultivar los mosquitos que transmiten la enfermedad. Para esto, el Ejecutivo activó 508 fumigadores para atender seis estados: Bolívar, Sucre, Delta Amacuro, Anzoátegui, Amazonas y Monagas.

Parkinson

Con la activación del Plan de Vacunación, el ministro de Salud también informó sobre la compra de medicamentos para el parkinson. Un total de tres millones de tabletas arribaron al país para atender a los pacientes que sufren esta condición, quienes desde hace dos años no reciben el tratamiento. En lo que va de año, cinco caraqueños han fallecido por no poder tratar la enfermedad debido a la escasez de los medicamentos, mientras que en el interior del país se registraron otros dos fallecidos.

El parkinson es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso que se caracteriza por falta de coordinación y rigidez muscular y temblores. Alexander Hernández, presidente de la Fundación de Parkinson de Caracas (Fundaparkca), detalló este lunes durante una protesta en Altamira que la cifra de pacientes de esta enfermedad en Venezuela se ubica actualmente en 32.000, al menos el doble de los afectados renales, y dependiendo de cada caso, el suministro de comprimidos puede alcanzar las cuatro dosis diarias, por lo que los medicamentos suministrados por el Gobierno, no alcanzarían para cubrir el tratamiento por más de un mes.

Lea además: Advierten que el plan de vacunación es “engañoso” y excluye cinco inyecciones

Recientemente, el Ejecutivo estableció acuerdos de cooperación con Irán en materia de salud. Jorge Arreaza, canciller venezolano, dio a conocer que el país islámico exportará medicamentos y vacunas, además de equipos e insumos médicos. “Hemos firmado un memorando que nos permitirá llevar a Venezuela medicamentos, vacunas y productos farmacéuticos desde un país que produce el 96% de sus medicinas para una población de más de 80 millones de habitantes”, refirió el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores. En el último año, la crisis sanitaria se ha desbordado, y el país se ha convertido en una bomba de tiempo para la región, que actualmente afronta un éxodo masivo de venezolanos.

Comentarios

comentarios