Connect with us

Investigación

Población anémica: Salud de los venezolanos evidencia los estragos de la hambruna

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas, 16 de mayo.- Desde el año 2014, Venezuela se encuentra sumida en una crisis económica que ha desembocado en una escasez de alimentos crítica. De acuerdo con el último informe publicado por Datanálisis, hasta el pasado mes de septiembre, la escasez de productos alimenticios cifró en 77,6% únicamente en la ciudad Capital.

Como consecuencia, una sociedad empobrecida por el alto costo de la vida, y la imposibilidad de conseguir alimentos en precios regulados, generó una masiva pérdida de peso en los venezolanos, quienes en promedio han perdido entre 10 y 20 kilos desde entonces.

Lea también: Sin dejar de exigir sueldos dignos, enfermeros enaltecen profesión auxiliando en protestas

El sector adulto mayor, e infantes menores de 5 años de edad, han sido los más afectados por esta situación, puesto que recientes estudios confirman que la desnutrición en ambos casos ha aumentado de manera alarmante, y como consecuencia ha desatado uno de los principales síntomas de esta condición, la anemia.

Desnutrición y anemia van de la mano

Así lo confirmó la doctora Adriana Ortiz, quien en su paso  laboral por varios hospitales de Caracas, ha presenciado el aumento de la delgadez extrema en adultos y niños, desde hace cuatro años. Asimismo, aclaró que aunque no ha recibido a niños complicados de salud por desnutrición crónica en las consultas, casi todos los que asisten a los diversos hospitales, padecen de desnutrición subclínica, la cual precede a la malnutrición crónica, por lo que se visualizan alteraciones antropométricas relativas a su composición corporal, es decir, niños que tienen una talla y un peso muy por debajo del que corresponde de acuerdo con  Patrón de Crecimiento Infantil a escala mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Consecuentemente, ocho de cada diez pacientes hospitalizados, padecen de anemia ferropénica, la cual es la más común entre los afectados, y es ocasionada principalmente por la no ingesta de una dieta balanceada y la notoria ausencia de las proteínas en la misma. En este sentido, refirió que en los hospitales no se evidencia tan crudamente la realidad de los venezolanos anémicos, sino que es en las poblaciones donde no hay centros médicos cercanos, o las personas cuenta con muy bajos recursos económicos, que la situación se agrava.

Advertisement

Le puede interesar: Escasez, inseguridad, hambruna y pobreza: Ancianos sufren los estragos de la crisis

"En los pueblos donde no hay hospitales es donde se evidencian los peores casos. Tanto niños, como adultos, tienen anemia, y lo peor de todo, es que los infantes tienen talla baja, y eso demuestra que han estado desnutridos durante toda su vida, por lo que su crecimiento no es normal, y nunca podrán recuperar el tamaño que debían tener respecto a sus edad y a la población del país", señaló Ortiz, quien refirió que una población anémica ocasiona múltiples disfuncionalidades en el sector hospitalario así como en el avance del colectivo en general.

Bancos de sangre en crisis

De acuerdo con la especialista en medicina, después de la afectación de la persona en sí, lo más preocupante es la funcionalidad de los bancos de sangre, puesto que con una población anémica, resulta imposible generar campañas de donaciones ante quienes no pueden donar en su condición. "Es un problema gravísimo, porque cuando vamos a operar a algún paciente, necesitamos reponer sangre, además de que puede surgir un inconveniente en la operación que requiera muchas más bolsas de las previstas al inicio", sostuvo, y agregó que "muchas operaciones se posponen por esta situación, porque a veces los mismos familiares que intentar donar, está anémicos, y no solo eso, sino que en emergencias se devuelven demasiados pacientes porque no hay sangre para intervenirlos". 

Mayor riesgo de fracturas

Aunado a esto, al menos 70% de la población adulto mayor que se dirige a los centros de salud públicos, sufren de anemia, lo que los hace más propensos a las infecciones y enfermedades, además de las fracturas por una caída o accidente. Según Ortiz, los huesos y los músculos son más débiles en una persona que padece anemia, puesto que sus reservas de nutrientes impiden el sano desarrollo de las capas protectoras de ambos, lo que genera que ante una caída, los abuelos y los niños, sufran fracturas con mayor probabilidades.

Lea además: Criados en “revolución”: Así disfrutan “su fortuna” los herederos de estos chavistas

De acuerdo con un estudio realizado por Cáritas de Venezuela en enero de este año, 60% de la población de infantes del estado Zulia, presentó irregularidades en la hemoglobina, y consecuentemente, indicios de anemia. De estos niños que fueron estudiados durante varias consultas, 79% tenía anemia moderada, mientras que el resto, presentó anemia leve.

¿Y qué dice el Gobierno?

Entretanto, el presidente de la República Nicolás Maduro, además de acusar a la oposición venezolana de interceder con una "guerra económica" en la economía del país, en varias oportunidades ha negado que exista una situación de hambruna, a pesar de que es una realidad que millones de venezolanos sufren diariamente. No obstante, con respecto a la masiva pérdida de peso en la población, solo ha pronunciado comentarios de burla, como la vez que en señal abierta refirió que "la dieta de Maduro te pone duro sin necesidad de viagra".

Advertisement

 



Tendencias