article-thumb
   

“Poder militar repentino”: ¿Tienen sentido aún las sanciones de EEUU contra el Gobierno de Venezuela?

El Cooperante | 29 abril, 2018

Caracas, 29 de abril.– Pese a la dura respuesta que ha tenido Estados Unidos frente a la crisis venezolana y el Gobierno de Nicolás Maduro, sus sanciones ya no tendrían sentido.

Lea también: ¿Violando la ley? Maduro “dará un premio” al que salga a votar con el Carnet de la Patria

Así lo afirma Amy Myers Jaffe en un artículo publicado en el Consejo de Relaciones Exteriores. Recalcó la posición de América Latina y sus presidentes de no tolerar un golpe a la democracia. “Más bien, están enraizados en la historia de inestabilidad política, cambio social frustrado y experiencia de la región con la mano pesada y torpe de los Estados Unidos, todo lo cual ha llevado a la región a valorar la soberanía y generalmente oponerse a la interferencia de otras naciones en asuntos internos”.

“Todo esto hace que las decisiones de Estados Unidos sobre Venezuela sean extremadamente difíciles. Si el objetivo de la intervención de los Estados Unidos es restaurar la democracia en Venezuela, imponer sanciones estadounidenses contra las exportaciones petroleras del país podría ser excesivo, dado el declive del sector petrolero del país en cualquier caso. Las sanciones dirigidas contra los militares venezolanos tendrían efectos reales limitados dado el compromiso de Rusia y China con el régimen actual y solo reforzarían a los oficiales que tienen puntos de vista nacionalistas antiestadounidenses. El gobierno de EEUU debe considerar dos puntos principales en la preparación de las próximas etapas en la evolución de la crisis venezolana. En primer lugar, si se considera que Estados Unidos toma la iniciativa para provocar el colapso del gobierno de Maduro, desacreditará la transición democrática a los ojos de importantes segmentos de la opinión pública venezolana y latinoamericana. En segundo lugar, la credibilidad de los Estados Unidos a la hora de proporcionar ayuda para la reconstrucción y apoyar un proceso de transición abierto y no discriminatorio es baja en la región”, reza el artículo.

“Estados Unidos también deben considerar cómo respondería a una toma de poder militar repentina y a un cambio de liderazgo. En este caso, debería coordinarse con los gobiernos latinoamericanos en un llamado inmediato a una fecha firme para el restablecimiento de las elecciones libremente organizadas y en el que el chavismo, menos los funcionarios gubernamentales implicados en la corrupción y el abuso de poder, sería libre para competir. Solo una Venezuela estable y democrática podrá utilizar sus vastos recursos de petróleo y gas en beneficio de su gente y de los mercados energéticos mundiales”.


Lea el artículo íntegro en el siguiente link

Comentarios

comentarios