article-thumb
   

¿Podrá Bukele recuperar los millones de dólares que exguerrilleros robaron a Venezuela?

Elizabeth Fuentes | 5 noviembre, 2019

Caracas.- Los integrantes del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) han sido los alumnos perfectos del chavismo a la hora de aprender a robar dinero ajeno. Mediante calculadas operaciones financieras, varios de los integrantes del partido salvadoreño, conformado por ex guerrilleros y militantes del Partido Comunista, aprovecharon sus años en el poder para acometer la muy fácil tarea de estafar a Pdvsa mientras Hugo Chávez y sus herederos guardaban un silencio cómplice.

Le puede interesar: Tesoro de EE. UU. impone sanciones a Remigio Ceballos y otros cuatro vinculados al régimen de Maduro

La creación de ALBA Petróleos en El Salvador (Albapes), donde Pdvsa es propietaria de 60% de las acciones y varias alcaldías que estaban en manos de los ex guerrilleros son las propietarias del 40% restante, sirvió para que los altos jerarcas del FMLN registraran a su nombre varias empresas off-shore en Panamá y pidieran préstamos a Albapes que nunca pagaron.





Una de esas empresas, Apes Inc. abrió con un capital de diez mil dólares pero en solo tres meses recibió 500 millones de dólares en “prestamos” provenientes de Albapes, aunque nunca se detalló el origen de esos fondos ni para qué se otorgaron. De hecho ya suman ocho las empresas registradas en Panamá por altos jerarcas del entonces partido de gobierno. Y en todas aparecen como socios los mismos nombres: los ex alcaldes del FMLN José Luis Merino , Francisco Castaneda Monterrosa y Miguel Angel Hernandez.

Pero llama la atención que los directivos principales de Apes INC – como se descubre en el portal Open Corporates-, son los mismos que viajaron con frecuencia a Venezuela acompañando a Merino en vuelos privados , tal y como lo demuestra un documento publicado por la revista Factum , a saber: Ana Isabel Vasquez Rodríguez, Ana Lorena Quintero, Erick Geovanni Vega, Marisabel Ventura, Uberto de Jesus Orellana Cruz y Yabay Amaru Araujo Villegas. Y en El Faro, un prestigioso portal de investigación de El Salvador y bajo el título de ”La Millonaria revolución del Alba”, revelan que Albapes hizo 87 préstamos a 64 sociedades privadas cuyas directivas conducen siempre hacia el FMLN y sus aliados, el alto poder chavista.

En una entrevista que le realizamos años atrás al economista y catedrático de El Salvador, Rafael Lemus, explicó que lo ocurrido en El Salvador es ” una operación de financiamiento de PDVSA en condiciones blandas a una empresa vinculada (relacionada) ALBA, en la cual PDVSA es accionista mayoritario. No obstante, el resto de inversiones son a nombre de otros accionistas a título personal y por tanto, la presencia de ALBA es a nivel de financiador y no como accionista. Por ello, es una desviación de fondos, por la vía de préstamos blandos, que benefician a un grupo político y en especial personas del FMLN y probablemente personas de Venezuela. De tal forma, que es un enriquecimiento de personas vinculadas a grupos políticos, es decir, al FMLN y gente de Venezuela”.





Ahora, con la llegada de Nayib Bukele a la presidencia de El Salvador y sus consecuentes acciones en contra de las políticas del gobierno de Venezuela – reconoció a Juan Guaidó, expulsó a los representantes del régimen de Maduro del territorio salvadoreño-, Bukele reconoció que con su triunfo “el FMLN pierde la sucursal de su último financista”. Vale decir, Pdvsa y Venezuela. Y declaró que iba a buscar “la trazabilidad de cada centavo” del FMLN ligado a operaciones ilegales, porque “una cosa es deber dinero (…), otra es el lavado de dinero”. Y, como se sabe, la corrupción también es considerada como lavado de dinero a escala planetaria.

Lo cierto es que luego de la debacle en Venezuela y las sanciones de la administración Trump a Pdvsa y sus aliadas en El Salvador y Nicaragua, la red de empresas creadas en el país centroamericano también ha comenzado a morir. La red de gasolineras se han reducido mas de 50% y las que siguen en pie, solo aceptan dinero en efectivo, igual que en Venezuela.

Con una deuda para 2016 de 1 mil 113 millones – a Pdvsa le debe más de 899 millones-, a Albapes se le suma ahora que en mayo pasado, la Fiscalía de El Salvador allanó sus oficinas, junto a otras 25 ligadas a operaciones venezolanas. Y de acuerdo al Centro Nacional de Registros de ese país, solo 12 de esas empresas llevaban una operación contable y balances de acuerdo a la ley.

De modo que el chavismo dejó su huella turbia en El Salvador: empresas privadas formadas con capital de PDVSA para enriquecer a los amigos del gobierno mientras las que financiaron Hugo Chávez y Nicolas Maduro con dinero venezolano, han estado trabajando por años sin ninguna inspección. Corresponderá a la nueva administración de Bukele destapar la cañería dejada por al FMLN y sus aliados en Venezuela y actuar luego en consecuencia.

 

 

Comentarios

comentarios