article-thumb
   

Policía israelí recomendó la imputación del primer ministro Netanyahu por presunto soborno

El Cooperante

Caracas, 14 de febrero.- La policía israelí que investiga al primer ministro de ese país, Benjamin Netanyahu, recomendó al fiscal general que el dirigente sea acusado de soborno en dos casos, una imputación que, de materializarse, supondría el mayor reto al que se ha enfrentado hasta el momento el político hebreo.

Lea también: Jacob Zuma cedió ante ultimátum y dimitió tras 9 nueve años como presidente de Sudáfrica





En un discurso televisado desde su residencia, un sombrío Netanyahu calificó las acusaciones de infundadas y prometió terminar su cuarto mandato en el cargo.

Las recomendaciones, que la policía hizo públicas este martes por la noche, se encuentran entre las más graves que se barajaban contra Netanyahu en dos investigaciones que han tenido lugar durante más de un año.

En uno de los casos, conocido como Caso 1000, se alude a la “comisión de delitos de soborno, fraude y abuso de confianza por parte del primer ministro, el señor Benjamin Netanyahu”.


En un comunicado, la policía identificó a Arnon Milchan, productor de Hollywood y ciudadano israelí, y al empresario australiano James Packer, e indicó que durante casi una década, de 2007 a 2016, entregaron a Netanyahu y su familia regalos que incluían champán, puros y joyas, según reseñó Reuters.

En total, los artículos regalados valían más de un millón de shekels (unos 229.000 euros), según el comunicado. Cualquier procesamiento legal probablemente se centrará en si se solicitaron o se otorgaron favores políticos.

Los abogados de Netanyahu dijeron que los regalos eran simplemente muestras de amistad.

Por su parte, en el Caso 2000 también se mencionan “soborno, fraude y abuso de confianza por parte del primer ministro” y por Arnon Mozes, director del periódico israelí más vendido, Yedioth Ahronoth. Los dos hombres, dijo la policía, discutieron formas de frenar el crecimiento de un diario competidor, Israel Hayom, “a través de la legislación y otros medios”.

Netanyahu, que niega haber cometido delito alguno, ha sido interrogado varias veces desde principios de 2017.

En su aparición en televisión, minutos después de que la policía hiciera públicas sus recomendaciones, Netanyahu, destacó su servicio militar como comando y dijo que nunca había buscado beneficio personal de la política.

“Continuaré dirigiendo Israel de manera responsable y leal mientras ustedes, los ciudadanos de Israel, elijan que yo los dirija”, dijo. “Estoy seguro, estoy seguro, de que se revelará la verdad, y estoy seguro de que en las próximas elecciones, que se llevarán a cabo en la fecha prevista, volveré a ganar su confianza, con la ayuda de Dios”.

Está previsto que los israelíes vuelvan a las urnas a finales de 2019.

Comentarios

comentarios