article-thumb
   

¡Populismo en jaque! Maduro enfrenta campaña para el 6D con recorte en petrochequera

Admin

Ana Rodríguez Brazón.- El escenario económico en un año electoral no luce nada fácil para el Gobierno de Nicolás Maduro, pues ni siquiera la cesta petrolera juega a su favor. Con un barril de petróleo a $ 40 y que de aquí a las elecciones parlamentarias pudiera descender a $ 35, según la firma Inter American Trends, el chavismo no la tiene fácil para conquistar sus votos.

La popularidad del Gobierno, según expertos, depende en gran medida por el bienestar económico que pueda percibir la población y de cómo coticen las exportaciones petroleras. Ejemplo de esto son las amplias victorias de Hugo Chávez, con 26 puntos por encima de sus adversarios en 2006 y con 11 puntos en 2012, períodos en los que la cesta petrolera cotizaba a $60 y $ 103, respectivamente. Sin embargo en 2010 el chavismo perdió 20 puntos debido a la caída del precio entre 2008 y 2009 arrojando menos de 50% de votos en las legislativas de ese año.

¿Qué carta jugará el chavismo?

Para las parlamentarias prevista para el 6 de diciembre, según coinciden economistas, el presidente Nicolás Maduro recurrirá a una estrategia implantada por “El Supremo”: La repartición de bienes y aumento de algunos beneficios, con el objetivo de conservar los votos que tanto le hacen faltan, pues actualmente el mandatario tiene menos de 20% de popularidad. Ante esta premisa surge otra interrogante, ¿Hay dinero suficiente para continuar el legado?.

Para el experto en asuntos petroleros, José Gil, aún sin dinero, el Gobierno recurrirá a este comodín que tanto le favorece, sin embargo lo hará en menor cantidad porque las deudas lo están ahorcando. “No es que el petróleo esté bajo, pues el costo de producción está por debajo del de venta, pero cuando el barril cotizaba a 100 dólares fue cuando el país más se endeudó y ahora no hay dinero”.

A pesar de este panorama, puede ser que en septiembre “comiencen a regalar trapitos de cocina y clavitos para que la  gente diga que la cosa mejoró por el resultado de una buena política petrolera con buenos ingresos cuando en realidad pueden ser prestamos “, expresó Gil a El Cooperante.

La explicación a esto es que el ingreso petrolero de hoy será cancelado en 60 días, es decir que cuando se reciba el pago será menos del 5%, por lo que las opciones para financiar el populismo son tres: dejar de pagar deudas, pagarlas o dejar de comprar lo que hace falta al país. 

Los economistas José Guerra y Ángel Cacique, coinciden con Gil en que el Gobierno antes de las elecciones repartirá bienes, que al final solo buscan comprar votos  y no solucionar los problemas del país.

“El Gobierno va a repartir inflación, no bienes”

“La estrategia de la repartición la van a aplicar pero no con la misma escala de antes porque ahora hay menos plata. El Gobierno va a  gastar mucha plata en las elecciones que no tienen poder de compra, tendrá un impacto pero lo que va a repartir es inflación no bienes”, sentenció Guerra.

Frente a una inflación acelerada Maduro no se atreverá a tomar medidas económicas, pues tendrán un costo político y preferirá recurrir a las viejas prácticas.

“Pan para hoy y hambre para mañana”

Ante la repartición, Cacique enfatiza que solo la racionalidad del pueblo será un factor determinante pues es momento de entender que el Gobierno tratará de usar este comodín para las parlamentarias que solo se traduce en “pan para hoy y hambre para mañana”.

Comentarios

comentarios