article-thumb
   

Madres del JM de los Ríos acarrean las consecuencias de la mala gestión “roja”

El Cooperante | 16 abril, 2018

Caracas, 16 de abril.- El pasado jueves, la oficina de atención al ciudadano, adscrita al Ministerio de Salud cerró sus puertas al público y dejó de beneficiar a las madres de los niños que tratan sus diversas afecciones en el Hospital doctor José Manuel de los Ríos. Desde ayudas económicas para el coste de los exámenes de los menores, hasta las tres comidas del día que se ofrecían a las progenitoras, fueron completamente suspendidas.

Lea también: Las irregularidades dentro del JM de los Ríos que denunció madre de un paciente (+Video)

De la situación se derivaron varias versiones, y una de las que tomó más fuerza fue la ofrecida por las madres afectadas a varios medios de comunicación, quienes aseguraron que las restricciones fueron aplicadas a modo de represalia, debido a las constantes protestas por el no suministro de medicamentos y otras irregularidades que afectan a sus hijos desde hace varios meses. Además de esto, las progenitoras denunciaron que la oficina también canceló el hospedaje que, desde agosto pasado, era cubierto para las familias provenientes del interior del país. La orden habría sido dada por Prismar Piñero, director de Hospedaje del hospital infantil.





Entre deudas y disputas

En una entrevista ofrecida a esta redacción, la directora de la organización no gubernamental Preapara Familia, Katherine Martínez, contó que la suspensión de los beneficios, se habría derivado, más que por las protestas encabezadas por las afectadas, por una presunta disputa interna entre las autoridades del centro médico que culminó con el sorpresivo cierre de la oficina de atención al ciudadano, que ha perjudicado directamente a las familias de los pacientes infantiles. Aunque la ONG no maneja una cifra de cuántas madres fueron afectadas por el desalojo, durante este jueves, 140 permanecían en el J.M. de los Ríos junto a sus hijos hospitalizados.

Según Martínez, el Ministerio de Salud tendría una deuda con los hoteles que prestan hospedaje a las familias provenientes del interior, otra de las razones de peso por las que se habría suspendido el servicio. “No sabemos a cuánto asciende esa deuda. No tenemos respuesta de ninguna autoridad, nadie nos dice si los beneficios serán restituidos o no”, dijo, y agregó que varias madres fueron acogidas por fundaciones que están cancelando, de forma independiente, el alojamiento en hoteles.


Le puede interesar: Indiferencia roja: Las deplorables condiciones en las que se encuentra el JM de los Ríos

En cuanto a la alimentación de las madres, la vocera de Prepara Familia indicó que, gracias a la solidaridad de ciudadanos y de otras organizaciones, habían podido ofrecerles las comidas del día durante la última semana, no obstante, enfatizó la necesidad de exigir al Gobierno que cumpla con la cobertura de este beneficio. Anterior a la creación de la oficina de atención al cliente, no existía ningún centro estatal al que las madres de los pacientes pudieran acudir, sino que eras las ONG y fundaciones, las encargadas de recoger fondos para los exámenes, o prestar alojamiento. Martínez recalcó que el agravo de la crisis en el país, hizo que los entes privados colapsaran por la cantidad de ayudas que pedían con mayor frecuencia los familiares de los niños.

Entre 2016 y 2017, la máquinas para realizar exámenes colapsaron, mientras que los reactivos y otros insumos médicos escasearon con más frecuencia, por lo que las madres tenían que recurrir a centros privados para realizar los exámenes a sus hijos. Tras varios meses de exigencia, se logró que el Mnisterio de Salud abriera la oficina de atención al cliente en el J.M. de los Ríos, la cual se comprometió a pagar comidas, hospedajes, exámenes, e incluso cirugías en clínicas, a los pacientes que no pudieran ser atendidos en el hospital. Sin embargo, según la vocera de Prepara Familia, con el paso de los meses, los beneficios ofrecidos fueron decayendo. A cuatro meses de su inauguración, los casos que tomaba la oficina eran escasos.

“Habían bajones en el servicio y nosotros nos dábamos cuenta porque venían muchas mamás a pedirnos ayuda para costear exámenes”, declaró la abogado, quien apuntó que las fallas eran por un tema presupuestario, tal como alegaban los funcionarios encargados de la oficina. Pese a que estos pagaron exámenes y cirugías por montos muy elevados durante más de seis meses, hasta la fecha, no se han destinado fondos para reparar las máquinas de rayos equis y los tomógrafos.

Lea además: Estudian ampliar medidas cautelares a todos los niños del JM de los Ríos y sus madres

“No sabemos cuánto invirtieron en ese tiempo, porque ellos nunca lo hicieron público, pero fue un dineral. Lo que no entiendo es porqué no utilizaron ese dinero para reparar las máquinas y traer los insumos. Es extraño”, manifestó Martínez, quien se mostró preocupada ante la cantidad de madres y niños que quedaron desamparados por el cierre de la oficina. “No tienen para pagar esos exámenes. Nos han pasado presupuestos de hasta Bs. 64 millones. Es demasiado”, dijo, e informó que Prepara Familia reactivará su campaña de recolección de fondos para paliar la crítica situación, a la que cada vez se suman más pacientes provenientes del interior del país, donde los centros médicos para atender a niños está prácticamente inhabilitados.

A finales de febrero, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  otorgó medidas cautelares a todos los niños pacientes del Servicio de Nefrología del J.M. de los Ríos, debido a la falta de medicamentos y a las condiciones de insalubridad en el centro hospitalario. Prepara Familia, de la mano de Cecodap, se han planteado ampliar las medidas a pacientes de otras unidades, debido a la inacción de las autoridades para solventar la crisis.

Comentarios

comentarios