Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Nacionales

Por estas razones Nicolás Maduro no le pudo ganar la batalla a Banesco

Caracas.- En mayo de 2018, el Gobierno pasó de las amenazas a los hechos. Ahí están los culpables, dijeron. Es Banesco. Es Juan Carlos Escotet. La guerra financiera. El contrabando de billetes a Cúcuta. El dólar paralelo. La lluvia y el sol. Van presos. Me los ponen presos. Era otra época. Maduro se daba el lujo de perder el tiempo viendo el árbol en lugar de ver el bosque. Incluso se habló de estatizar la banca. Banesco fue intervenido y la medida fue prorrogada por nueve meses. No encontraron nada. No hallaron culpables. Y hoy la prioridad de Maduro es otra: defenderse de Juan Guaidó. Pero de todas maneras perdió la batalla con Juan Carlos Escotet y Banesco, aunque quieran hacer pasar la metida de pata por debajo de la mesa.

Le puede interesar: Gobierno levantó la intervención de Banesco y otorgó libertad plena a sus 11 directivos

Sin demasiado escándalo: este viernes se conoció del cese de la intervención a puertas abiertas de Banesco, propiedad de Juan Carlos Escotet. En esta oportunidad, no hubo rueda de prensa de Tareck El Aissami, ni anticipos de Diosdado Cabello en su programa semanal. El dólar paralelo sigue su curso, la escasez de billetes y monedas no ha parado y la hiperinflación anualizada ya alcanzó 2,6 millones por ciento; es decir, el Gobierno ha vuelto a quedar en ridículo.

Y Maduro no le pudo ganar la batalla a Juan Carlos Escotet. Ni a Banesco:

-Porque no hay directivo de Banesco que haya terminado preso. Los once directivos recibieron este viernes la libertad plena, según la Garceta Oficial Extraordinaria número 6.431, de fecha 27 de febrero de 2019. No hay pruebas. Y si no hay pruebas no hay caso.

-Porque nadie le creyó a Maduro que Banesco o Escotet estaban al frente de alguna guerra financiera para desestabilizar al régimen. En verdad, la gente en la calle sabe que Maduro se desestabiliza solo. Que está al borde del precipicio y quiere dar un paso al frente.

-Y porque Juan Carlos Escotet, en estas circunstancias, ya no puede ser un objetivo. A Maduro le pesa demasiado el liderazgo de Juan Guaidó, quien asumió la presidencia interina de Venezuela. Ya débil aunque no desalojado del Palacio de Miraflores, Maduro prefiere concentrar todas sus energías en lo único en lo que ha sido realmente exitoso: tratar de conservar el poder como sea.

 

Artículos relacionados

Destacados

J.Lo marcó un hito en el Capitolio tras pronunciar un mensaje en español

Nacionales

El líder opositor dice que continuará trabajando en "alianza" con la Administración entrante

Destacados

Se desconoce qué dice la carta que le dejó el republicano a Biden

Destacados

Rusia es uno de los mayores aliados políticos y comerciales del Gobierno de Nicolás Maduro