article-thumb
   

¿Por qué el colapso de los mercados golpea al régimen de Maduro?

Danny Leguízamo | 9 marzo, 2020

Caracas.- El lunes negro ha llegado. Las bolsas del mundo han registrado caídas espectaculares en la última jornada. Tras el contagio de coronavirus, el petróleo también ha cedido y se cotiza en niveles mínimos desde 1991. El régimen de Caracas no se escapará de la crisis.

Le puede interesar: China recorta tipos de interés para préstamos: intentan salvar la economía del coronavirus

Tras la epidemia de coronavirus que se origino en China y termino extendiéndose en Europa y América, los mercados han entrado en pánico. La Reserva Federal, el Banco Central de Europa y las autoridades monetarias chinas han ordenado recortes en los tipos de interés, con el fin de disminuir el impacto en los créditos.





La historia que comenzó con Apple y que se extendió a Wall Street, ya va por los commodities. El petróĺeo sufre su mayor caída, al menos desde 1991. En la jornada de este lunes -un lunes negro para los mercados-, el Brent se cotizaba hasta en 34 dóĺares, una caída abrupta de 23,83% al cierre de esta nota, en tanto que el WTI cotizaba en 31,15 dóĺares, registrando una caída de 24,66%.

El problema del crudo se agudizó tras la negativa de Rusia a recortar en 1,5 millones de barriles diarios la producción, una propuesta de la OPEP dirigida a amortiguar la caída en la demanda.

En medio del contexto, el régimen socialista de Caracas también se verá golpeado severamente por la caída mundial de las bolsas y del crudo. La estatal Petróĺeos de Venezuela, cuya producción se encuentra en mínimos históricos, tiene la mayor parte de su cuota parte diaria de barriles comprometida con las deudas a China y a Rusia.





Caracas, que ha sido objeto de sanciones por parte de la Administración de Donald Trump -Estados Unidos desconoce a Nicolás Maduro como presidente y respalda al jefe del Parlamento, Juan Guaidó-, verá reducido su margen de maniobra tras la llegada de la crisis, pues el precario flujo de caja se verá sensiblemente afectado.

Ahora Maduro no solamente debe lidiar con las sanciones y seis años de recesión, pues la duración de la crisis en los mercados se antoja impredecible. El efecto «rebote» al que hacía referencia el Banco Central de Europa sigue todavía lejos del horizonte.