article-thumb
   

¿Por qué el Gobierno no dice ni pío sobre la acusación de Claudio Uberti contra Hugo Chávez?

Elizabeth Fuentes | 3 octubre, 2018

Caracas.- Ni una nota corta, una respuesta básica o elemental: Nada, los siempre locuaces voceros del gobierno han ignorado olímpicamente las acusaciones contra el gobierno de Hugo Chávez que ha lanzado Claudio Uberti ante la justicia argentina. Ni en AVN, ni en VTV o en ninguno de los medios y portales presuntamente informativos del gobierno existe referencia alguna al caso.

Lea también – Los dos altos funcionarios de Chávez salpicados en cobro de soborno de USD 50 millones

Basta con activar el botón de búsqueda de cualquiera de ellos y solicitar cualquier cosa sobre Claudio Uberti, para que el usuario reciba un gran silencio. Nada. Uberti no existe para el gobierno de Nicolás Maduro ni siquiera porque en la trama de corrupción que ha denunciado ante la justicia argentina haya mencionado como operador nada menos que al hoy archienemigo de Maduro, Rafael Ramírez, uno de los que participó en esa trama de corrupción y soborno donde los presidentes Hugo Chávez y Nestor Kirchner presuntamente se repartieron 50 millones de dólares como parte de la comisión por la compra de los bonos argentinos Bonden 2012.

Según Uberti, fue Rafael Ramírez quien se encargó personalmente de enviarle los primeros once millones de dolares en efectivo a Néstor Kirchner, como parte del pago de los 25 millones de dólares que se “ganó” cada presidente como comisión en la operación de los bonos. Dinero que el entonces ministro de Energía y titular de PDVSA, Rafael Ramírez, envió a través de un avión de la petrolera estatal. Para evitar sospechas, Ramírez le dijo a Uberti que, de ahora en adelante cuando hablaran por teléfono, se deberían a referir a la coima (comisión) como “la refinería”. Pocos días después, Ramírez llamó a Uberti para avisarle que iba un avión de Pdvsa con “11 técnicos de la refinería”, en alusión a los once millones de dólares que le estaba enviando a Kirchner.

Pero ni siquiera por este detallazo el gobierno se ha dado por aludido ni mucho menos ha sacado la cara para defender ni a Merentes ni a su líder máximo. Un intocable que, como casi todos quienes fallecen a edad temprana, suelen ser santificados por los dolientes y, en consecuencia, debería merecer una respuesta contundente de los funcionarios de su gobierno. Pero tanto estos como el propio Merentes han optado por el silencio como respuesta a semejante escándalo sin temor al dicho de que “el que calla otorga” .


¿A qué le temen? ¿A que Ramírez se defienda atacando, otra vez? ¿A que el ex presidente de Pdvsa tenga alguna prueba que demuestra que lo que dijo Uberti era cierto? Y vaya que fue duro porque, como publicó el diario Clarín:

“En su ampliación de indagatoria completa como arrepentido, Uberti reveló detalles increíbles de cómo Chávez aceptó el pedido de Kirchner de mandarle “11 de los 25 millones de dólares” en un vuelo privado y que la operación fue realizada por “bancos amigos”, que no identificó. El acuerdo eran de 25 millones para Kirchner y 25 millones para Chávez, mientras que los bancos intermediarios se llevaron otros 50 millones”.

De acuerdo con el relato de Uberti, fue Nelson Merentes quien lo acompañó en un vehículo oficial hacia el aeropuerto de Ezeiza, donde le dio explicaciones técnicas -que dice Uberti que no entendió- sobre “lo bien que les estaba yendo con los bonos argentinos”. Sacó una tira de impresión de una cuenta bancaria y le señaló que “acá están las ganancias, pregúntale a tus superiores cómo les hacemos llegar su parte”, publicó el diario Clarín de Buenos Aires.

Lea también – Mientras Hugo Chávez prometía acabar con la pobreza cobraba 25 millones de dólares en comisión

Allí Uberti contó cómo Merentes le mostró “muchísimas cuentas y por montos elevados” y le explicó cómo era la maniobra. “Ellos buscaban bancos de inversión ‘amigos’ y le entregaban los bonos argentinos; con esos bonos los bancos iban al mercado financiero venezolano y conseguían, gracias a las gestiones del gobierno chavista, dólares al cambio oficial (muy baratos) y luego esos dólares los vendían en el mercado paralelo. “La diferencia, según me explicó, se la quedaban mitad los bancos y mitad los gobiernos”.

Falta saber si esta comisión fue la única que se dio, porque de acuerdo a lo que dijo el propio Presidente Hugo Chávez en agosto de 2007, Venezuela compró, en dos años, un total de 4 mil 572 millones de dólares en títulos argentinos. Un año antes, Chávez arribó al aeroparque metropolitano de Argentina y Uberti le transmitió el pedido de Kirchner de cobrar su comisión en efectivo.

“Con naturalidad, el presidente venezolano, entre una multitud de funcionarios, llamó a Merentes y le dijo que se reuniera conmigo “para arreglar el asunto”. Ambos se encontraron en el Hotel Sheraton y allí Uberti le solicitó a Merentes enviar los “billetes a Buenos Aires”, a lo que Merentes contestó que le parecía “imposible” y que él no sabía cómo instrumentar una operación de este tipo.” Asunto que resolvió luego Rafael Ramírez con un avión de Pdvsa.

Comentarios

comentarios