article-thumb
   

¿Por qué Nicolás Maduro no se ha atrevido a actuar en contra de Juan Guaidó?

Danny Leguízamo | 15 mayo, 2019

Caracas.- El Fujimorazo de Nicolás Maduro durante la mañana y la tarde de este martes para impedir la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, es otro de los anticipos de la dictadura en los que advierte que el juego de “todo o nada” sigue vigente, a pesar de los claros intentos de sectores de un lado y del otro por buscar al problema una salida sin traumatismos ni derramamientos de sangre. Es Maduro quien eleva el costo a su salida, ha dicho Juan Guaidó, presidente de Parlamento y a quien la tiranía no ha podido poner tras las rejas. ¿Por qué no?

Le puede interesar: ¡Fujimorazo! Diputados denunciaron toma militar del Palacio Federal Legislativo

¿Por qué no arremete la dictadura de manera directa contra Guaidó? ¿Por qué apuntar únicamente a su entorno? ¿Por qué el que se supone es el jefe de la rebelión cívico-militar del 30 de abril sigue libre? ¿Por qué secuestrar a Edgar Zambrano, primer vicepresidente del Parlamento, y no ir contra Guaidó?

Porque yendo por su entorno, Maduro piensa que podrá asustarlo. Que podrá amedrentarlo y reducir su margen de maniobra. Y se aprovecha del fracaso del 30 de abril para tratar de hacer ver que Guaidó ha perdido respaldo popular. Todo lo contrario. Las encuestas -todas- señalan que Guaidó encabeza las preferencias de los venezolanos.

Y si Maduro no se ha atrevido a ponerlo tras las rejas, es porque a lo interno de la cúpula consideran que todavía no es prudente arriesgarse con Guaidó, reconocido por más de 50 países y la mayoría del país. Y si todavía no es prudente asumir el riesgo, es porque hay alguna debilidad. No es este el mismo Maduro que arremetió en 2013, 2014 y 2017. Este es otro. Sin recursos y con Rusia y Estados Unidos buscando entendimientos para salir de la crisis, a Maduro lo que le queda es resistir hasta que ocurran una de dos cosas: la salida negociada, o la salida por la fuerza. 

 

Comentarios

comentarios